• viernes, 24 de noviembre de 2017

Creación al estilo norteño

 

Philip C. Weigand

Aunque las historias de creación de los pueblos del Norte de México tienen elementos comunes, cada una se relaciona a un lugar determinado. Para ellos nunca hubo un solo Chicomóztoc, lugar de origen que también refiere una función creadora.

 

Las historias de creación son universales. Algunas, como el Génesis del Viejo Testamento, se generalizan y atraviesan muchas fronteras socioculturales, tanto en tiempo como en espacio. Otras, como las huicholas, son exclusivas de una sociedad específica. Estas últimas, a pesar de sus divergencias, comparten características comunes que, en una zona más amplia, enriquecen una narrativa más genérica. Examinaremos algunas historias de creación del Norte de Mesoamérica (incluyendo el Suroeste de Estados Unidos) en su contexto arqueológico. cuando sea posible, para hallar algunas de esas características comunes.

 

Chicomóztoc

La historia de creación más atractiva del Norte de Mesoamérica, sin duda es la que se refiere a Chicomóztoc. Si bien éste se identifica frecuentemente con La Quemada, en Zacatecas, el verdadero nombre del sitio fue Tuitlán. El término chicomóztoc connota una función creadora, no necesariamente un sitio específico. Además, el punto donde se originan las entidades políticas particulares no forzosamente es su sitio de creación. El primero es un lapso sociopolítico en tiempo histórico determinado, mientras que el segundo es un punto religioso en tiempo mítico-histórico. Que ambos tiempos se confundan y traslapen frecuentemente no deben frenar nuestro esfuerzo por separarlos. Los análisis vanguardistas del antropólogo e historiador Jan Vansina sobre los mitos históricos de África, nos proveen un modelo de procedimiento.

Chicomóztoc pudo ser considerado como el símbolo para una génesis sociopolítica y un sitio físico específico para instancia(s) política(s) particular(es); con frecuencia, la califican como tolteca quienes consideran toltecas a sus ancestros. Sin embargo, nunca fue más que un referente específico de la creación para un conjunto particular ele entidades políticas. Buscar el Chicomóztoc de toda Mesoamérica es una labor inútil, ya que nunca fue sólo uno: hubo cientos, tal vez miles, durante el curso de la "larga duración" de la evolución mesoamericana. Mesoamérica, como un antiguo ecúmene compuesto de numerosas civilizaciones, jamás tuvo unidad ideológica, social, económica o política suficiente como para haber compartido un edén originario único.

 

Traducción: Elisa Ramírez

 

Phil C. Weigand. Doctor en antropología por la Universidad de Sur de Illinois. Investigador de El Colegio de Michoacán. Director del proyecto arqueológico Los Guachimontones de Teuchitlán, Jalisco.

 

Weigand, Phil C., “Creación al estilo norteño”, Arqueología Mexicana núm. 56, pp. 54-57.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas--mitos-de-la-creacion-AM056