• miércoles, 18 de octubre de 2017.

Grandes logros en la recuperación del pasado prehispánico

Felipe Solis

Códices, dinteles, fachadas en estuco, pinturas murales, miles y miles  de figurillas y vasijas de piedra y cerámica han abandonado el país en manos de conquistadores, viajeros, científicos, traficantes, de personas de buena y de mala voluntad, algunas interesadas en el saber científico, y otras en el gusto estético, en el arte o, simplemente, en el dinero. He aquí algunos ejemplos de lo que México ha hecho
para recuperar esa parte de su pasado.

 

El interés y la curiosidad que los objetos elaborados por las culturas prehispánicas han despertado a lo largo de los siglos, particularmente en el mundo occidental a partir de la conquista española de América, dio inicio al éxodo de un sinnúmero de materiales diversos, que van desde los códices mixtecos hasta el llamado penacho de Moctezuma
y los dinteles de Yaxchilán, pasando por diminutos fragmentos de figurillas preclásicas
y teotihuacanas y numerosos lotes de recipientes cerámicos de muy compleja filiación cultural y temporal; actualmente todos se exhiben
en las salas de museos de gran prestigio o se
hallan depositados en sus bodegas.

Con el triunfo del movimiento de independencia, y el frecuente ir y venir de viajeros y negociantes extranjeros, el interés por el pasado prehispánico mexicano se fue diversificando y extendiendo a otras latitudes del mundo. Así, el lugar de Europa como gran coleccionista fue ocupado por Estados Unidos de América y, para nuestra sorpresa, también han surgido, especialmente en este fin del siglo XX, coleccionistas en algunos países del Extremo Oriente, Japón y Singapur en particular, así como en Australia e incluso en algunos países árabes.

Hemos de mencionar que ya desde el primer gobierno republicano en México, el de
don Guadalupe Victoria, se expiden decretos
que prohíben la exportación de objetos históricos y materiales que conciernen a nuestra cultura nacional; sin embargo, debemos hacer énfasis en que, a pesar de todas las extraordinarias leyes que México ha expedido a lo largo de su historia independiente, sólo hasta tiempos recientes se ha logrado detener, de una manera más o menos efectiva, la extracción y exportación de nuestro patrimonio arqueológico y ello, hay que reconocerlo, se debe en una gran medida a la celebración de convenios binacionales que permiten a México hacer las reclamaciones pertinentes para, asimismo, conducir a la recuperación parcial de ese patrimonio.

 

La recuperación de nuestro patrimonio arqueológico

El interés que mueve al presente artículo es dar a conocer al público lector algunos de los grandes logros que se han alcanzado en la recuperación de importantes testimonios de nuestro pasado prehispánico que ejemplifican ampliamente la diversidad de acciones en las que ha participado el Instituto Nacional de Antropología e Historia para reintegrar esos fragmentos de nuestra historia.


 

Felipe Solís. Arqueólogo. maestro en Antropología. Actualmente es Subdirector de Arqueología del Museo Nacional de Antropología.

 

Solís, Felipe, “Grandes logros en la  recuperación del pasado  prehispánico”, Arqueología Mexicana 21, pp. 68-73.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-saqueo-y-destruccion-AM021