• domingo, 20 de mayo de 2018

Itzcóatl

LA CASA REAL DE TENOCHTITLAN

María Castañeda de la Paz

 

Itzcóatl era hijo de Acamapichtli, el fundador de la casa real de Tenochtitlan. Los documentos que forman parte de la Crónica X señalan, sin embargo, que su madre fue una verdulera o esclava de Azcapotzalco, remarcando de esta manera su baja condición social. Es decir, dejaban entrever que Itzcóatl no tenía legítimos derechos para convertirse en tlatoani de Tenochtitlan, pues sólo algunas mujeres nobles eran elegidas para que sus hijos alcanzaran tal rango y la de él ni siquiera lo era. No obstante, Itzcóatl llegó al trono en 1428 y permaneció en él hasta 1440, gracias a la colaboración de Tlacopan (hoy Tacuba), de su sobrino Moctezuma Ilhuicamina y de alguna que otra intriga palaciega, como vimos al analizar la figura de Chimalpopoca.

Una de las grandes empresas del recién entronizado tlatoani fue hacerle la guerra a Azcapotzalco para liberar a Tenochtitlan del yugo tepaneca, tras lo cual le quitó a esa ciudad el rango de capital tepaneca a favor de Tlacopan, que se veía así compensada por la ayuda que prestó a Itzcóatl en su ascenso al trono. Resuelto lo anterior, se daban las condiciones idóneas para formar una Triple Alianza (con Texcoco y Tlacopan), base del despegue político y económico de esos tres pueblos.

Según algunas fuentes, la esposa principal de Itzcóatl fue Miahuaxóchitl, originaria de Tliliuhcan-Tlacopan (hoy Sanctorum). Ella fue la madre de Tezozómoc, al que Itzcóatl casó con Atotoztli, hija de Moctezuma Ilhuicamina, tras un previo pacto entre ambos progenitores. Se trataba de un asunto de Estado, al prever Itzcóatl que a su muerte se iniciaría una lucha por el poder, encabezada por aquellos que no reconocerían a su hijo como el legítimo sucesor. Atotoztli se convertía, de esta manera, en la transmisora de la legitimidad de sus descendientes, aunque en ese pacto estaba implícito que la persona destinada a suceder a Itzcóatl no sería Tezozómoc sino Moctezuma Ilhuicamina y, después, los nietos de ambos: Axayácatl, Tízoc y Ahuízotl. Se implantaba así un sistema de sucesión colateral que venía a remplazar el de padre a hijo que hasta entonces había prevalecido, con el fin de consolidar el linaje de ambos tlatoque.

Por este sacrificio, Tezozómoc fue compensado con el trono de Azcapotzalco-Mexicapan, un señorío de nueva fundación, constituido sobre una parte de las tierras que Itzcóatl le arrebató al pueblo de Azcapotzalco, donde existía una colonia de población tenochca, que a partir de ese momento adquiría el estatus de altépetl (pueblo). A ella pertenecía la madre de Itzcóatl, esa mujer tachada de esclava o verdulera de Azcapotzalco. Lo anterior significa que el rango de Azcapotzalco no sólo fue rebajado sino que perdió parte de su territorio, por lo que a sus señores no les quedó más remedio que gobernar desde Azcapotzalco-Tepanecapan, bajo la estricta vigilancia de los señores tenochcas de Azcapotzalco- Mexicapan.

Este contexto histórico es el que permite sostener que el tlatoani tenochca fue también el creador de la historia oficial para su pueblo, como varios investigadores han señalado a partir de las noticias de fray Bernardino de Sahagún, quien aseguraba que Itzcóatl quemó todos los documentos del área. Esa historia oficial es la que narra que los tenochcas eran originarios de Aztlan- Teoculhuacan y que durante su peregrinación pasaron por Culhuacan, donde establecieronuna importante alianza matrimonial con la nobleza local, fruto de la cual nació Acamapichtli, fundador de la casa real de Tenochtitlan. El objetivo no era otro que recalcar que los tenochcas eran de ascendencia tolteca, desde los orígenes de su historia, en tantoque Culhuacan (o Teoculhuacan) era la heredera de ese legado. Con esto, y si nos atenemos a la versión acolhua de la historia, Itzcóatl borraba de su historia oficial cualquier rastro de la identidad chichimeca de su casa real, pues no hay que olvidar que las fuentes acolhuas insistían en que Acamapichtli, su padre, era originario de Azcapotzalco y no de Culhuacan. Quizá por ello no es casualidad que el hijo de Itzcóatl se llamara como su abuelo, el creador del imperio tepaneca –Tezozómoc–, práctica bastante frecuente en lo que al centro de México se refiere.

 

María Castañeda de la Paz. Doctora en historia por la Universidad de Sevilla, España. Investigadora del IIA de la UNAM. Estudia la historia indígena prehispánica y colonial del Centro de México, y se especializa en la nobleza, la heráldica, la cartografía y los códices históricos indígenas.

 

Castañeda de la Paz, María, “Itzcóatl”, Arqueología Mexicana 145, pp. 14-15.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-los-mayas-del-oriente-de-yucatan-AM145