• lunes, 21 de mayo de 2018

La Quemada, Zacatecas

Lo que distingue a La Quemada de la mayoría de los grandes centros ceremoniales de Mesoamérica es que se trata de un sitio "colgado" de un cerro. Para revestir el cerro con los numerosos edificios que hoy día se aprecian, los antiguos habitantes del valle de Malpaso desarrollaron técnicas constructivas que caen en el ámbito de la ingeniería pesada. El conjunto monumental sur del sitio con más de seis grandes basamentos, tres de ellos con dimensiones de 80 x 50 m y con más de 6 m de altura cuya construcción tuvo el propósito de crear las superficies planas sobre las cuales se edificaron los conjuntos arquitectónicos. Para lograr esto se tuvieron que controlar los empujes del peso de miles de toneladas de relleno de piedra sobre los costados y pendientes del cerro mediante la elaboración de pesados taludes. Los miles de toneladas de relleno, fueron extraídas. Transportadas y colocadas a mano. Si tomamos en cuenta que los 170 km de calzada fueron levantados y pavimentados con lajas. podemos afirmar que el valle de Malpaso resguarda vestigios que en sí son un monumento a la modificación del medio y al trabajo tenaz.

Tomado de Peter Jiménez Betts, “La Quemada, Zacatecas”, Arqueología Mexicana núm. 67, pp. 80 - 87.

Si desea adquirir un ejemplar