• lunes, 27 de febrero de 2017.

La turquesa. Una piedra verde cálida

Mutsumi Izeki

La turquesa, o xíhuitl en náhuatl, era una de las piedras verdes más apreciadas entre las elites mexicas. Comparada con el jade y las piedras verdes llamadas chalchíhuitl, vista como un material precioso en todas las culturas mesoamericanas desde el Preclásico, la turquesa fue un material que comenzó a apreciarse en el Centro de México durante el Posclásico. El valor de la piedra que le atribuían los gobernantes mexicas se refleja en sus expresiones lingüísticas.

 

En los diccionarios de náhuatl clásico xíhuitl se traduce como “turquesa”. Sin embargo, turquesa es sólo uno de los varios significados de xíhuitl. Según los diccionarios, xíhuitl significa “año, cometa, turquesa, hierba”. Naturalmente, esta gama de conceptos es propia de los hablantes de náhuatl porque nosotros no acostumbramos atribuir significados tan disímiles a una sola palabra.

Xíhuitl también se puede utilizar en palabras compuestas: iztacxíhuitl (iztácatl + xíhuitl), “hierba blanca o medicinal”; teoxíhuitl (téotl + xíhuitl), “turquesa, piedra fina preciosa”; xihuitluetzi (xíhuitl + uetzi), “cae un cometa”, y xiuhmolpilia (xíhuitl + mo + ilpilia), “atadura de los años”. Así, xíhuitl tiene significados diferentes según las palabras con las que se combina y los contextos lingüísticos.

Además en algunas expresiones compuestas se manifiestan otros significados menores o menos frecuentes, como “fuego”. Un ejemplo típico puede ser xiuhcóatl (xíhuitl + cóatl), “serpiente del fuego”, que es un ser de la mitología nahua (fig. 1). La característica polisémica de xíhuitl se puede observar, por ejemplo, en el nombre de Xiuhtecuhtli (xíhuitl + tecuhtli), que se interpreta como “dios del fuego”, “deidad de la turquesa”, “el que domina los años” y “señor de la hierba”. En la mitología nahua, Xiuhtecuhtli es considerado uno de los aspectos del Sol, que nació del fuego sagrado, que da la vida a toda la creación, y cuyo movimiento en el cielo azul produce el tiempo.

Por lo tanto, los significados de “hierba, año, turquesa, fuego, color verde-azul” forman ciertas relaciones en el pensamiento nahua.

 

La estructura de los significados de xíhuitl

La categoría semántica de la palabra xíhuitl parece muy complicada (fig. 2). Considerando los usos generales de xíhuitl en los textos clásicos, es razonable pensar que el significado básico de xíhuitl es “hierba”.

Los atributos de la hierba son el color verde-azul, el ciclo vegetal o natural y la posibilidad de poder ser atada como un ramo. Se supone que del significado de “hierba” se derivan los dos significados de “año (solar)” y “turquesa”.

El significado de “año” se relaciona con los atributos del ciclo natural y la materialidad. Su asociación con el ciclo natural ha sido explicada por algunos cronistas. Por ejemplo, Muñoz Camargo dice:

Tomaron los años nombre de “hoja” o “rama”, porque todas las plantas producen cada año una vez: de donde tomó denominación el año llamarse xihuitl, que quiere decir, en lengua mexicana, “hoja de yerba”, o de árbol o de otra planta. Ansí como, cada año, comienzan las plantas y árboles a p[ro]ducir y a vestirse de nueva hoja, ansí, por esta propia razón, los naturales desta tierra llamaron [a]l año “hoja”, que quiere decir xihuitl (Muñoz Camargo, 1984, p. 216).

Así, en la visión nahua el ciclo natural se traslapa con el ciclo anual producido por el movimiento del Sol. Esta idea refleja la creencia de que el Sol es un dador de la vida. La glosa de la imagen del dios del Sol en el Códice Telleriano-Remensis (f. 12v) muestra esa noción: “...todas las cosas dicen que las produce el sol” (fig. 3).

Los nahuas también creían que el tiempo posee un aspecto material que se puede comparar con la hierba. Diego Durán explica el significado de xiuhtzitzquilo, nombre del primer mes del año, de la siguiente manera:

La primera se llamaba Xiuhtzitzquilo, que quiere decir “tomar el año en la mano”, y lo segundo... “tener un ramo en la mano”. Y porque lo entendamos, es de saber que xihuitl significa dos cosas: “año” y “ramo”...

Según la pintura, que es un indio con un ramo en la mano, parece que nos quiere significar la segunda declaración del vocablo, que es tener un ramo en la mano. Pero considerado, como ellos lo consideraban que el año era de muchos meses y días, compuesto como el ramo de muchas ramas y hojas, propiamente, aunque por metáfora, quiere decir “tomar el año en la mano”, empezar el año, como acá decimos: Tomé el camino en la mano, para dar a entender que empezó el camino (Durán, 1984, p. 239) (fig. 4).

De igual manera, el aspecto material de los años como un ramo se expresa claramente en la escultura de xiuhmolpilia, en forma de una atadura de palos que representan los 52 años o “un siglo” en el mundo mesoamericano (fig. 5).

El significado de “turquesa” viene del color verde-azul de la hierba. En el libro XI del Códice Florentino, Sahagún cuenta que alrededor de las piedras verdes preciosas crecen las hierbas frescas y verdes porque las hierbas son los alientos de las piedras verdes, y también que el color de las hierbas se asocia con el nombre de turquesa (fig. 6). En el mismo libro se habla de unas piedras que contienen la palabra xíhuitl en su nombre: teoxíhuitl, “turquesa fina”, xiuhtomolli, “turquesa redonda”, y xiuhmatlalitztli, “piedra preciosísima de color azul, zafiro”. Todas las piedras comparten no sólo el color sino también el atributo de lo precioso.

 

Mutsumi Izeki. Doctora en arqueología por la Universidad de Londres. Profesora asociada de la Universidad de Meiji, Japón.

 

 

Izeki, Mutsumi, “La turquesa. Una piedra verde cálida”, Arqueología Mexicana núm. 141, pp. 34-38.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-la-turquesa-AM141