• viernes, 10 de agosto de 2018

Fundación Herdez: la creación de un sitio con vocación social, educativa y cultural

Desde hace diecisiete años la Fundación Herdez se aloja en una extraordinaria casa en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

La Fundación fue creada en 1988, diez años antes de su mudanza al Centro Histórico de la ciudad, por esta razón queda claro que sus actividades no fueran motivadas por las condiciones de su sede actual. La vocación de la Fundación es de índoles diversas –sociales, educativas y culturales– pero compatibles entre sí. Por una parte es de vocación social, en lo que respecta a sus programas filantrópicos dirigidos a grupos vulnerables y de fomento a la nutrición general y por otra parte se trata de una iniciativa cultural y educativa, ya que difunde la cultura alimentaria mexicana, cuenta con la Biblioteca de Gastronomía Mexicana, que posee el catálogo de libros culinarios más completo en el país, realiza proyectos editoriales de gran importancia y  constantemente lleva a cabo actividades educativas como talleres, cursos, eventos y conferencias en torno a la alimentación y diversos temas académicos.

Se podría afirmar provisionalmente que la Fundación Herdez abarca un campo sociocultural mucho más amplio que la casa donde se aloja su sede. Sin embargo, su localización no es obra de la casualidad, sino de una clara intencionalidad. La casa es en sí misma un bien cultural inmueble que debe ser preservado, por lo cual el hecho de haber sido rescatado, restaurado y remodelado por un notable equipo de profesionales, bajo la dirección del arquitecto Luis Ortiz Macedo, con el financiamiento proporcionado por Grupo Herdez, hace de la casa un proyecto cultural y filantrópico en sí mismo, el cual se suma al espectro de las actividades de responsabilidad social, de rescate de la tradición gastronómica, de difusión, investigación y educación que motivan a la Fundación.

 

Ubicación y contexto histórico

Si revisamos la historia y el destino posterior de otros edificios de la época colonial, muy cercanos a la Fundación Herdez, veremos que muchos de ellos no corrieron con la fortuna de ser rescatados y conservados como ha sucedido en el caso del inmueble en la calle Seminario 18. En la antes llamada Plaza del Seminario, espacio urbano que resultó de la demolición durante la década de 1930 del antiguo Seminario Conciliar de San Pablo, comenzaron hace más de 100 años las excavaciones arqueológicas encaminadas al descubrimiento de los vestigios del huey teocalli o Templo Mayor de Tenochtitlan. Dichas excavaciones  fueron dirigidas por el arqueólogo Manuel Gamio, quien en 1913 ordenó y supervisó la demolición de la mitad de la antigua casa del Mayorazgo Nava Chávez que se encontraba en la esquina de las calles de Santa Teresa y Relox, que ahora llevan respectivamente el nombre de Guatemala y República de Argentina, construcción mejor conocida como la Casa de las Ajaracas, por los patrones estilo mudéjar presentes en su fachada. En su lugar aún prevalece un vacío muy manifiesto, que se ha intentado llenar sin éxito con proyectos nuevos en tres ocasiones. […] El tercer intento fue una propuesta para construir la Casa Tlaltecuhtli (por la pieza monolítica que representa a la deidad del mismo nombre, que se descubrió en el sitio), el proyecto se encargó al arquitecto Francisco Serrano, se anunció y publicó en 2011, pero no ha habido ningún desarrollo ni información relevante posterior al anuncio. La parte que no fue demolida se restauró recientemente y se abrió al público como Museo Archivo de la Fotografía. También frente a la Plaza Gamio, durante la década de 1980, se demolieron otras trece construcciones de distintas épocas, para dar paso a la excavación del sitio, dirigida por el arqueólogo Eduardo Matos, y a la construcción del Museo del Templo Mayor. El edificio para el Museo del Templo Mayor, que es diseño de los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Manuel Campuzano, es el único ejemplo de arquitectura moderna en el contexto de la Plaza Gamio.

​Texto tomado del artículo de Lorenzo Rocha Cito, "Fundación Herdez: la creación de un sitio con vocación social, educativa y cultural" en Fundación Herdez, una restauración ejemplar, Fundación Herdez, México, 2015, pp. 101-126.