• viernes, 24 de noviembre de 2017

Ídolos o dioses. Imágenes prehispánicas del México virreinal

Antonio Rubial García

A pesar de la labor evangelizadora de los frailes españoles, la fabricación y el consiguiente culto de "ídolos" indígenas se prolongó hasta bien entrado el siglo XVII.

 

Cuando contemplamos en los museos del país y del extranjero las imágenes de los dioses del México antiguo, nuestra mente se remite a un pasado distante, anterior a la conquista española, a un mundo
muy alejado del nuestro. Aunque situadas
fuera de su contexto, podemos inferir el uso
ritual que se hacía de esas imágenes y las
cargas religiosas que poseían. Sin embargo,
pocas veces nos ponemos a pensar que, hasta nuestros días, algunos de esos objetos siguen teniendo una fuerte presencia en el mundo indígena, que se les continuó rindiendo culto durante los siglos virreinales,
y que incluso varias de ellas fueron fabricadas años después de la llegada de los españoles, a pesar de las campañas de proscripción y destrucción que llevaron a cabo los frailes evangelizadores, campañas que promovidas por obispos y párrocos, continuaron hasta muy entrado el siglo XVII. Este pequeño ensayo está dedicado a dar una breve repaso a esas superviviencias.

 

Cultos indígenas

Para una religión exclusivista como el cristianismo, el culto a los dioses indígenas no podía ser considerado más que como una perversa influencia de Satanás. Las condenas a la idolatría que se hacían en el Antiguo Testamento, y la predicación de los profetas contra la inclinación del pueblo judío hacia los dioses de sus vecinos, dieron a los conquistadores y a los frailes abundante material para atacar los cultos indígenas y para destruir sus imágenes, a las que se aplicó el término genérico de "ídolos". Es muy significativo observar tal posición incluso entre los indígenas aculturados en los conventos, muchos de los cuales colaboraron en la destrucción. En una pintura del libro VIII del Códice Florentino, el tlacuilo que colaboró con fray Bernardino de Sahagún pintó a dos sacerdotes sacrificando a un hombre ante la imagen de Huitzilopochtli, a quien se representa con cuernos y rabo.

Para los religiosos y para sus discípulos indios, los dioses prehispánicos eran entes reales, aunque asociados con el principio del mal. Con ellos los misioneros llegaron a sostener violentos coloquios, como el que narra en su crónica el agustino Juan de Grijalva, quien asegura que fray Antonio de Roa consiguió que el ídolo-demonio Mola confesara sus engaños y condenara la idolatría, como si estuviera representando un papel en un auto sacramental. Es a causa de esta creencia en una idolatría de inspiración demoniaca por lo que las campañas de erradicación de los "ídolos" fueron tan comunes. En casi todas las crónicas ele los mendicantes, como en la del dominico fray Agustín Dávila Padilla, se narra que los indígenas ocultaban a sus antiguas divinidades debajo de las cruces y detrás de los altares de las iglesias, y que, además, continuaban con sus sacrificios y ofrendas en los montes, cuevas y bosques. Esos mismos cronistas describen que a menudo eran los caciques (ministros de Satán les llaman) quienes promovían tales cultos, apoyados por los antiguos sacerdotes y hechiceros. Martín Océlotl y Andrés Mixcóatl, por ejemplo, eran sacerdotes que se oponían a la nueva religión y predicaban contra ella en las sierras y poblados a los que los frailes no habían llegado aún o que estaban escasamente cristianizados.

Por esas crónicas, y por los procesos inquisitoriales levantados contra ellos, sabemos también el castigo que recibieron esos infractores. En 1539, el obispo Zumárraga, en su papel de inquisidor, mandó quemar en la hoguera al señor de Tezcoco Carlos Ometochtli, por idólatra. A las autoridades españolas el castigo les pareció excesivo y en adelante las idolatrías fueron sólo castigadas con azotes y cárcel. Éstas fueron las penas que aplicó fray Diego de Landa contra los caciques idólatras del poblado yucateco de Maní.

 

Antonio Rubial García. Profesor de historia medieval e historia novohispana en la Facultad de filosofía y Letras de la UNAM. Doctor en filosofía y letras por la Universidad de Sevilla y en historia por la UNAM. Autor de varios libros.

 

Rubial García, Antonio, “Ídolos o dioses. Imágenes prehispánicas del México virreinal”, Arqueología Mexicana núm. 46, pp. 58-61.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-arqueologia-historica-AM046