• miércoles, 28 de junio de 2017.

“Sacerdote”, con cuerpo contorsionado.

El torcimiento del cuerpo podía simbolizar desorden sexual. Al centro se observa un tlamacazqui, “sacerdote”, con cuerpo contorsionado. Su máxtlal, taparrabo, puede interpretarse de dos maneras: la prenda remata en una larga cola de coralillo rojo o la erección del pene hace que su miembro se convierta en una serpiente. La serpiente está asociada con las representaciones de los adúlteros contenidas en los códices Borbónico (p. 17) y Cospi (pp. 2, 3). Códice Borgia, p 59.

 

Tomado de Miriam López Hernández y Jaime Echeverría García, “Transgresiones sexuales en el México antiguo”, Arqueología Mexicana núm. 104, pp. 65-69.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-la-sexualidad-en-mesoamerica-AM104