• viernes, 20 de abril de 2018

Objetos de madera localizados en el Templo Mayor de Tenochtitlan

Las características contextuales en las ofrendas del Templo Mayor de Tenochtitlan, en conjunto con un cuidadoso trabajo metodológico para la estabilización y conservación de más de 2 000 artefactos manufacturados en madera, permiten obtener por primera vez un acercamiento integral a esta extraordinaria colección.


Debido a la vulnerabilidad natural que presentan los restos de origen orgánico, la preservación de los objetos de madera en las ofrendas localizadas al pie del Templo Mayor se considera ejemplar. La permanencia de estos bienes en los depósitos rituales se debe principalmente a las características particulares de los contextos de enterramiento, ya que al ubicarse en lo que antiguamente fuera una cuenca lacustre, las ofrendas en el Templo Mayor presentaron por más de 500 años condiciones micro climáticas particulares que contribuyeron a la conservación de los diferentes materiales y restos orgánicos. Estas condiciones se caracterizan por mantener un alto y constante nivel de humedad, poca cantidad de oxígeno y de luz, así como mínimas fluctuaciones de temperatura.

La recuperación y el análisis de los objetos de madera es también resultado de un cuidadoso trabajo de registro, levantamiento y conservación in situ. Todo ello ha permitido por vez primera complementar e integrar el acervo arqueológico del Templo Mayor con una inigualable colección de objetos manufacturados en madera. Estos objetos presentan además una gran variedad de morfologías y calidades en su manufactura, y muestran en muchos casos restos de su policromía original, conformada principalmente por los colores azul y negro, los cuales fueron aplicados directamente sobre la superficie.

El análisis cualitativo se basó tanto en el uso ritual de los objetos de madera como en su forma, su función y su simbolismo particular, para a partir de ello establecer una tipología general. Esta tipología comprende 37 categorías, las cuales se pueden agrupar de manera general en: diferentes tipos de cetros, orejeras, pendientes, máscaras antropomorfas y máscaras Tláloc, jarras Tláloc, tocados y pectorales, dardos y lanzadardos.

Tomado de María Barajas Rocha, Margarita Mancilla Medina, Adriana Sanromán Peyron, Karla Valeria Hernández Ascencio, “Los objetos de madera del Templo Mayor” en Arqueología Mexicana núm. 140, pp. 18 - 23

Si desea adquirir un ejemplar