• martes, 26 de septiembre de 2017.

Paxil

La arqueología de Colotenango y del área de Paxil es primordialmente del periodo Posclásico (950-1524 d. C.), con mayor presencia en su etapa final. En los alrededores del cerro se han encontrado restos de construcciones ceremoniales y al pie de la roca hay plantadas algunas cruces –unas caídas, otras recientes- adornadas con ramas de pino, Sahumadores rotos y completos, así como huesos y plumas de gallos, dan fe del ceremonial cotidiana de los alcaldes rezadores y de los “lenguas” que conducen las preces de gruposde creyentes de la “costumbre”, que acuden a las aldeas distantes. Paxil es el centro geográfico donde ocurre un cuerpo de creencias, entre las que caben el nahualismo, el curanderismo y la hechicería. En 1978 fue muerto en una barranca cercana un individuo que regresaba de ceremoniar a media noche en la roca, acusado de hacerle causado “daño” a un afamilia de San Gaspar Ixil. Las ofrandas de mazorcas, escogidas por su tamaño durante la temporada de cosecha para propiciar la siembra del año siguiente, prieban la supervivencia de la relación del lugar sagrado con el mito de origen del maíz.

 

Tomado de Carlos Navarrete, “Los mitos del maíz entre los mayas de las Tierras Bajas”, Arqueología Mexicana núm. 25, pp. 56-61.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-el-maiz-AM025