• 28-ene-2022

Arqueología y artistas del Porfiriato

Eduardo Matos Moctezuma

El porfiriato (1877-1911)

Con el triunfo definitivo de Juárez sobre el imperio se van a dar avances significativos en diversos aspectos culturales. Mención obligada es el de la Escuela Nacional de Bellas Artes, nombre que se le dio al volverse a instaurar la República en sustitución de “Academia Imperial” que Maximiliano le había asignado. En sus aulas se formaron muchos artistas, entre los que destaca el paisajista José María Velasco, discípulo de Eugenio Landesio, y otros más que prestaron sus servicios al Museo Nacional. Sobre Velasco (1840-1912) sabemos que tomó posesión como dibujante del Museo el 24 de julio de 1880. Alcanzó grandes méritos y a él se deben pinturas al óleo como El baño de Nezahualcóyotl y el paisaje que muestra la Calle de los Muertos y la Pirámide del Sol, ambos realizados en 1878. Fue profesor de pintura de paisaje y perspectiva en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Antes de ingresar al Museo se le habían encargado cientos de dibujos, entre los que se cuentan varios monumentos mexicas. Un dato curioso es que, en 1865, cuando tenía 25 años de edad, formó parte junto con el pintor Coto de la expedición que visitó el sitio arqueológico de Metlaltoyuca, Puebla, y es posible que el dibujo de una pieza en piedra que representa a la diosa Cihuacóatl sea de su autoría. Por entonces se pensó erróneamente que era la figura de una momia egipcia (Matos, 2018). Un dato interesante es el que podemos observar en el Boletín del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnología de septiembre de 1911, cuya portada muestra la Piedra del Sol realizada por Velasco y en la parte superior un dibujo de Adrián Unzueta en el que vemos una mezcla de diversos temas prehispánicos tomados de aquí y de allá, lo cual será característico de los artistas que colaboraron en las publicaciones del Museo, como lo constatamos en los Anales del Museo Nacional de México, que de esta manera daban vuelo a su imaginación.

Imagen: José María Velasco, Pirámide del Sol, Teotihuacan, 1878. Museo Nacional de Arte. Foto: Ignacio Guevara / Raíces.

 

Eduardo Matos Moctezuma. Maestro en ciencias antropológicas, especializado en arqueología. Fue director del Museo del Templo Mayor, INAH. Miembro de El Colegio Nacional. Profesor emérito del INAH.

Esta publicación puede ser citada completa o en partes, siempre y cuando se consigne la fuente de la forma siguiente:

Matos Moctezuma, Eduardo, “El porfiriato (1877-1911)”, Arqueología Mexicana, edición especial, núm. 100, pp. 50-55.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

El pasado imaginado. Parte 2. Versión impresa.

El pasado imaginado. Parte 2. Versión digital.