• 3-ago-2021

Biografía de un saqueador

Eric Taladoire y Jane Walsh

El médico militar francés Fuzier, director del Hospital de Veracruz (Taladoire, 2010), escribe que José María Melgar y Serrano era ingeniero, originario de Veracruz, y que se dedicaba a la búsqueda sistemática de antigüedades prehispánicas.

¿Un saqueador?

Varias piezas sustraídas por él en el sitio de Cerro de los Ídolos (Estanzuelas, Veracruz) confirman la diversidad y la importancia de su colección. Esas piezas se encontraron posteriormente en la colección comprada a Boban por Eugène Goupil en 1888 (Riviale, 2001). Jane Walsh precisa que:

…obviamente Boban compró directamente a Melgar, por un largo periodo. Pensé primero que [Boban] había comprado algunas piezas de la colección de Melgar, pero sé ahora que las compró a Melgar por varios años. Existe entre ellos una serie de cartas de 1874, una de las cuales describe varias piezas de Estanzuelas. Este grupo incluye las 12 cabezas sonrientes de Remojadas que Boban publicó en 1875 [en Antiquités Mexicaines; Terres cuites reproduisant des déformations crâniennes, en Musée Archéologique (París, 1875)].

La colección Pinart del Museo del Quai Branly incluye 68 piezas de Estanzuelas, casi la totalidad de sus piezas de Veracruz, que Pinart compró a Boban en 1875. Otro objeto se encontraría en el Museo de Sèvres, pero resulta imposible identificarlo por la falta de un registro preciso. Sin confirmar que se trata de la misma pieza, un decreto de los Archivos Nacionales de París (Arrêté du 14 novembre 1881. F 173 846-1) (Le Goff y Prévost Urkidi, 2009) menciona que ese fragmento procedería también del Cerro de los Ídolos, en Estanzuelas, Veracruz.

En L’Art Ancien à l’Exposition de 1878 (París, p. 455), una nota relativa a los objetos de México puntualiza:

Las excavaciones de esos últimos años proporcionaron especímenes interesantes de esos periodos [prehispánicos]. Las mayores son evidentemente las muy antiguas descubiertas en Lestanzuela [sic], Estado de Vera-Cruz, por el Sr. José-María Melgar […] La mayoría de esas piezas que representan caras femeninas con una extraña sonrisa [las figurillas Remojadas], y cabezas de animales como monos, perros, leones, patos, sapos etc. […] pertenecen a las colecciones de los Sres. Pinart y Boban. Pero la más importante es la cabeza de una mujer joven también encontrada por el Sr. Melgar, en otra excavación en los alrededores del Pueblo de Cosamaloapam.

Recordamos aquí que, hablando de la cabeza de Hueyapan, Fuzier menciona su vecindad con Cosamaloapan. En una foto de Boban, publicada en su Catalogue d’ouvrages scientifiques (Riviale, 2001), se ve en una vitrina una grande cabeza de piedra encontrada en “Cosomoloapan”, que podría corresponder con la nota de la Exposición, pero desconocemos su paradero actual. Esta mención confirma indirectamente que Melgar hizo excavaciones en otros sitios además de Estanzuelas.

Imagen: En el álbum de Fuzier se menciona una fotografía de una figurilla antropomorfa en serpentina verde “de Quetzalcoatl”, con glifos. En lugar de la imagen anunciada, hay una carta mecanoescrita e inédita de Melgar en la que analiza la figurilla. En la carta de Melgar que se titula “Pronostico (sic) y monumento histórico de la destrucción del Imperio de los Aztecas”, se describe una pieza, que es un cipactli o monstruo de la tierra, que compró Melgar en Tlalnepantla y la cual procedía del saqueo de un montículo arqueológico. Reprografía: Eric Taladoire.

Eric Taladoire. Profesor emérito de arqueología prehispánica en la Universidad de Paris 1 Panthéon- Sorbonne, y miembro de la UMR Arqueología de las Américas. Se especializa en el estudio de los juegos de pelota mesoamericanos y en la historia de la investigación. Jane MacLaren Walsh. Doctora en antropología. Trabaja en el Instituto Smithsoniano.

Esta publicación puede ser citada completa o en partes, siempre y cuando se consigne la fuente de la forma siguiente:

Taladoire, Eric, Jane MacLaren Walsh, “José María Melgar y Serrano ¿Viajero, coleccionista o saqueador?”, Arqueología Mexicana, núm. 129, pp. 81-85.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

Coyoacán. Versión impresa.

Coyoacán. Versión digital.