• 21-sep-2021

Los pueblos originarios ante la pandemia

Alicia M. Barabas

Los sistemas normativos internos son un conjunto de normas y reglas colectivas sustentadas en conocimientos y valores que son del dominio mayoritario, que hacen posible ordenar las relaciones entre las personas y marcar los límites entre las conductas aceptables y no aceptables...

Estas formas de autogobierno local con autonomía relativa están integradas por la asamblea de comuneros o ejidatarios a la que pertenece la mayor parte de la población, principalmente masculina, y por un escalafón de cargos políticos, religiosos y agrarios que comienza con los topiles y culmina con el presidente municipal. Muchas veces, por encima se encuentran los Ancianos, considerados sabios de respeto, que asesoran a las autoridades porque han cumplido con todos los cargos del sistema y que, por lo común, son también especialistas rituales. Ellos y los cargueros principales son los encargados de la reproducción de la antigua cosmología y dirigen los rituales en los cerros y manantiales, pero también las celebraciones para el santo patrono y las mayordomías de los santos.

Los pueblos de la Sierra Norte de Oaxaca ante la pandemia

Desde el mes de marzo de 2020 las autoridades de cada municipio buscaron contactos con sus vecinos para realizar acciones preventivas en común, ya que al menos 26 forman parte de la Unión de Organizaciones de la Sierra Juárez de Oaxaca, y todos ellos decidieron implementar el confinamiento comunitario debido a su situación vulnerable, con la consigna “salud comunitaria y cuidado mutuo dentro de cada comunidad”. ¿Por qué decidieron ese temprano blindaje ante el exterior y entre ellos mismos? Porque sabiendo que no cuentan con sistemas de salud locales ni regional para sobrevivir era necesario evitar todo contagio, y para ello debían cancelar el acceso a los parientes radicados en la ciudad de Oaxaca, en México y en Estados Unidos que quisieran retornar, así como a visitantes, vendedores, maestros y cualquier extraño, como medida de protección de la salud de los vecinos frente a la pandemia. Para el cierre de los accesos viales y las veredas en el monte colocaron filtros sanitarios controlados por topiles o por voluntarios convocados mediante tequio.

Suspendieron las salidas de autobuses y camionetas comunitarias que los transportan a comunidades vecinas y a la ciudad de Oaxaca. Las únicas personas autorizadas para salir y entrar fueron los comerciantes que venden productos de primera necesidad y necesitaban reabastecerse, pero debían avisar por escrito a la autoridad el día, hora y motivo de la salida, los lugares que visitarían, los productos que comprarían, el medio de transporte a utilizar, así como el horario de su regreso. Al retorno, en el filtro sanitario, los topiles revisaban la temperatura e invitaban a lavarse las manos, frotarse gel antibacterial (que ellos preparan), cambiarse la ropa y desinfectar los productos que traían consigo. Asimismo, se cancelaron todas las actividades relacionadas con la Semana Santa y con las fiestas patronales.

A fin de prepararse para el aislamiento, en muchos municipios las autoridades decidieron comprar toneladas de maíz, frijol y otros víveres para abastecer de lo indispensable a cada familia; en otros, las autoridades repartieron semillas de hortalizas para favorecer el autoabastecimiento y evitar las salidas. Cabe enfatizar la sensatez de la decisión de asegurarse cierta autosuficiencia temporal, sin esperar ayuda externa, y también reconocer la rápida adaptación de las familias que, al disponer de tiempo, no dudaron en ampliar la dieta con bienes de recolección y se prepararon para lograr mejores cosechas de maíz y frijol.

En las cabeceras municipales más pobladas la asamblea decidió sobre el horario de atención de los comercios y el toque de queda durante las horas de la noche. Son pocos los casos de transgresión a estas normas comunitarias de emergencia, pero se han registrado multas impuestas por no usar cubrebocas o salir de la comunidad sin permiso de las autoridades. Aun cuando son numerosas las comunidades que no registran ningún contagio, el 12 de abril de 2021 los municipios de la Sierra Norte decidieron no hacer caso del semáforo verde decretado por el gobierno federal y mantener los filtros sanitarios y el paso restringido.

Imagen: Cargueros mixtecos de Jamiltepec, Oaxaca, en el ritual de pedido de lluvia, 2010. Foto: Archivo Oaxaca 2010.

 

Alicia Barabas. Licenciada en ciencias antropológicas por la Universidad de Buenos Aires. Maestra y doctora en sociología por la UNAM. Investigadora en el Centro INAH Oaxaca, especializada en el estudio de las religiones indígenas.

Esta publicación puede ser citada completa o en partes, siempre y cuando se consigne la fuente de la forma siguiente:

M. Barabas, Alicia, “Los sistemas normativos internos de los pueblos originarios de Oaxaca y la autogestión de la pandemia de Covid 19”, Arqueología Mexicana, núm. 169, pp. 78-79.