• viernes, 14 de junio de 2019

Pieza olmeca en la cueva Hato Viejo Olancho, Honduras

Óscar Neil Cruz Castillo, Ranferi Juárez Silva

En Honduras se ha detectado la influencia de diversas culturas prehispánicas, como la maya y la teotihuacana. La pieza localizada en la Cueva Hato Viejo, en Honduras, muestra que las culturas del territorio hondureño se relacionaron con Mesoamérica desde la época olmeca.

 

Gracias a la arqueología, en Honduras se ha detectado la presencia de diversas culturas pre-hispánicas, entre las cuales las más representativas son mayas, lencas y chorotegas, así como grupos de habla nahua de los cuales se tienen referencias etnohistóricas por los cronistas españoles del siglo XVI. Asimismo, hay evidencias de interacción con otras culturas, sobre todo en el Clásico y el Posclásico. Así, en Copán hay varios monumentos esculpidos y obsidiana verde que muestran la influencia teotihuacana.

La presencia de la cultura olmeca en la Honduras prehispánica no es tan clara; sólo se han reportado algunos sitios con posible influencia olmecoide, como Los Naranjos, situado al noroeste del lago de Yojoa. En Puerto Escondido, en el valle de Sula, cerca de La Lima, la Dra. Rosemary Joyce y su equipo de investigadores descubrieron cerámica con posible influencia olmeca. Gracias al Proyecto de la Presa El Cajón, en la década de 1980, se realizó el importante descubrimiento de una placa de jadeíta con motivos olmecoides esgrafiados. En Copán, en el sector de Las Sepulturas (década de 1980), se encontraron piezas cerámicas con motivos olmecas. En una cueva de Olancho, en Peñas del Maniadero, en el sitio de Guayape –en las riberas del río Guayape–, se encontraron cráneos humanos con deformación tabular erecta frontal occipital, muy parecidos al cráneo encontrado en El Pajón, Chiapas, en México.

Recientemente se registró otro sitio con estas características: la Cueva Hato Viejo, situada en la aldea Hato Viejo, municipio de Catacamas, departamento de Olancho. El área oriental del territorio hondureño, en especial el departamento de Olancho, es una de las regiones más ricas en recursos naturales y con numerosos sitios arqueológicos, algunos poco estudiados y otros en los que se han realizado investigaciones, como las cuevas de Talgua. Se encuentran también los que han sido reportados por arqueólogos y otros más de los cuales sólo los lugareños tienen conocimiento.

 

El área del Olancho

 

Entre los trabajos realizados en el área de San Francisco de la Paz, Olancho, está el del arqueólogo Erick Valles, quien en 2003 visitó Dos Quebradas, conocido también como Guatemalita, y registró otros sitios como Chichicaste, El Guachipilín y la Cueva de Toribio o Aguacatal. Asimismo, reportó sitios como El Higueral, en el municipio de Santa María del Real, la Cueva de la Quijada y Las Peñas del Maniadero, en el sitio de Guayape, donde se encontraron unos cráneos.

Brady, Hasemann y Fogarty realizaron investigaciones en la Cueva de Talgua, en la cual se encontraron restos óseos calcificados y algunas vasijas de mármol. En el interior se descubrió un complejo de tres pasadizos, situados uno encima de otro, en los que se encontraron 23 depósitos de esqueletos humanos, de los cuales por lo menos 20 tenían múltiples individuos.

 

Cruz Castillo, Óscar Neil, y Ranferi Juárez Silva, “Pieza olmeca en la cueva Hato Viejo Olancho, Honduras”, Arqueología Mexicana núm. 81, pp. 75-77.

 

• Óscar Neil Cruz Castillo. Egresado de la ENAH, INAH. Jefe de la Unidad de Arqueología del Instituto Hondureño de Antropología e Historia.

• Ranferi Juárez Silva. Egresado de la ENAH, INAH. Investigador de la Unidad de Arqueología del Instituto Hondureño de Antropología e Historia.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:  http://raices.com.mx/tienda/revistas-rutas-y-caminos-prehispanicos-AM081