• jueves, 23 de mayo de 2019

El calendario y los nombres de las personas

Uno de los propósitos del calendario de 260 días era proporcionar nombres para los niños. Los zapotecos, mixtecos y mexicas acostumbraban nombrar a los niños según el día de su nacimiento. Por eso vemos en los textos prehispánicos nombres como 8 Venado, 5 Flor, 2 Movimiento y 11 Lagarto. El calendario se utilizó también con el propósito de determinar quién era una buena pareja para el matrimonio. Según Antonio de Herrera, estudioso del siglo XVI, los hombres y mujeres mixtecos no podían casarse con alguien que tuviera el mismo número o nombre de día de nacimiento, por ejemplo, 1 Caña y 1 Viento. Lo ideal era que el número del día del nombre del esposo fuera mayor que el de la novia. En 1992 se realizó un análisis minucioso de 1661 nombres mixtecos de hombres nobles y de 951 mujeres nobles. Los nombres, analizados por Robert Whallon, muestran que se preferían algunos y se evitaban otros. El análisis indica que si un niño noble mixteco nacía en un día desfavorable, los padres debían esperar otro favorable para darle ese nombre al niño y mejorar su destino. Fray Bernardino de Sahagún indica que los mexicas utilizaban el mismo método para asegurar un futuro venturoso a sus hijos.


Tomado de Joyce Marcus, “Los calendarios prehispánicos”, Arqueología Mexicana, núm. 41, pp. 12-19.

Si desea comprar un ejemplar