• 20-sep-2021

E94. Cabezas colosales olmecas

El pueblo olmeca sobresale entre las culturas de Mesoamérica por ser el único que creó cabezas de talla colosal sin cuello y sin cuerpo. ¿Por qué lo hicieron? Quizá tiene que ver con el hecho de que la cabeza humana es la única parte del cuerpo que posee los cinco sentidos –la vista, la audición, el olfato, el gusto y el tacto– y la manera común de identificar a las personas es por medio de las características del rostro y el cráneo. Posiblemente los olmecas reconocían que la cabeza aloja la mente, donde reside el conocimiento, el control de las funciones corporales y las emociones. Es ineludible que no podemos saber con Los rostros colosales parecen darnos indicaciones sobre la personalidad de los personajes. Por ejemplo, la cabeza 4 de San Lorenzo y la 2 de La Venta parecen ser personas ecuánimes, con un carácter ameno, mientras que la 5 de San Lorenzo y la 1 de Tres Zapotes parecen tener un carácter más rudo. Sin embargo, este tipo de evaluación es muy problemática y subjetiva, similar a la multitud de elucubraciones sobre el significado de la sonrisa de La Giaconda o Mona Lisa. Habría que tener en cuenta que estos personajes olmecas pudieron llegar al ápice de poder del mundo olmeca por lo que, además de la energía positiva y confianza en sí mismos que probablemente tenían, también pudieron ser despiadados y arrogantes. Por otro lado, aunque no podemos discernir claramente el carácter de los personajes, las fisonomías colosales nos pueden dar indicios de su edad por las características de la piel causadas por el paso de los años y las expresiones, como, por ejemplo, la flacidez de las mejillas, los pliegues o líneas que se forman entre la nariz y la boca, los ojos hundiexactitud la filosofía de los olmecas sobre la cabeza ante la ausencia de documentos escritos, sin embargo, tallaron en piedra muchas imágenes que deben reflejar su manera de pensar y sirvieron para comunicar sus conocimientos.

CONTENIDO

Ann Cyphers. La civilización olmeca, p. 8. La región olmeca, p. 8. Zona nuclear olmeca, p.10. La sociedad, p. 12. La escultura monumental, p. 14. Arqueología de las cabezas colosales, p. 16. El secreto de la paila de hierro, p. 16. Una tras otra hasta llegar a 17, p. 17. 1938-1945, p. 19. 1950-1970, p. 20. De 1869 al siglo xxi, p. 22. El adnmt y la descendencia olmeca, p. 23. Expresiones de poder, p. 24. Cabezas y tronos, p. 32. Excavaciones arqueológicas, p. 35. Catálogo, p. 36. Cabezas colosales de San Lorenzo, p. 38. Cabezas colosales de La Venta, p. 60. Cabezas colosales de Tres Zapotes, p. 70. Cabeza colosal 1, Cobata, p. 76. Otras cabezas, p. 78. Una tradición milenaria, p. 79. Para leer más…, p. 80

Si desea adquirir un ejemplar