• 6-mar-2021

Centro de centros: los restos del Templo Mayor

Juan Villoro

En 1978 se produjo un hallazgo decisivo en un lugar emblemático de la capital mexicana, su “Centro de centros”: los restos del Templo Mayor de los aztecas volvieron a la superficie. Matos Moctezuma condujo esos trabajos y hasta la fecha encabeza el Programa de Arqueología Urbana. En varias ocasiones se ha referido al gesto con el que los arqueólogos de cualquier época hacen un descubrimiento: una linterna alumbra el pasado. Esa luz ha sido decisiva para reconstruir el mosaico cultural del que dependemos, muchas veces sin saberlo. Mientras que los arqueólogos del siglo XX recuperaban el lenguaje perdido de las piedras, la literatura imaginó vínculos con una cultura que parecía condenada a extraviarse en la noche de los tiempos. Al respecto escribe Matos Moctezuma: “El arqueólogo penetra en los arcanos de ese pasado por medio de esa magia del tiempo que es la arqueología. El poeta lo logra también al traspasar la tenue cortina que separa lo vivo de lo muerto para acercarse a la ventana del tiempo” (Octavio Paz y la arqueología).

Imagen: Excavaciones en el Templo Mayor de Tenochtitlan, Ciudad de México, 1978. “Pocos arqueólogos tienen el privilegio de penetrar en el tiempo y el espacio para llegar a los arcanos del centro del universo de un pueblo. Para el mexica, su Templo Mayor era considerado como el centro de su cosmovisión universal. […] Hace 40 años dieron comienzo los trabajos del Proyecto Templo Mayor, bajo mi dirección. Durante estas cuatro décadas se ha avanzado de manera notable en el conocimiento del principal edificio mexica, lo que se ha visto enriquecido con una serie de hallazgos que, en conjunto, han develado un nuevo rostro del mexica”. Eduardo Matos Moctezuma, “La dualidad vidamuerte en el Templo Mayor de Tenochtitlan”, en Arqueología Mexicana, edición especial 81. Foto: ATCNA / INAH. Octavio Paz, Mari Jo y Eduardo Matos Moctezuma, ca. 1981. Foto: Salvador Guilliem.

 

 Esta publicación puede ser citada completa o en partes, siempre y cuando se consigne la fuente de la forma siguiente:

Villoro, Juan, “Una linterna alumbra el pasado”, Arqueología Mexicana, edición especial, núm. 95, pp. 14-29.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

El espejo de obsidiana. Arqueología y literatura. Versión impresa.

El espejo de obsidiana. Arqueología y literatura. Versión digital.