• 14-sep-2019

Pendientes de concha de Comalcalco, Tabasco

Durante la temporada de campo de 1998 se realizaron diversas acciones de conservación y excavación en los conjuntos arquitectónicos de la Plaza Norte, la Gran Acrópolis y la Acrópolis Este en el sitio arqueológico de Comalcalco, Tabasco. Estas actividades han proporcionado un cúmulo de información que complementará sustancialmente el estudio integral en el núcleo del asentamiento. Uno de los objetivos de trabajo programados para la temporada, fue el de excavar y recuperar un conjunto de tres urnas funerarias, de las que una destacó por la particularidad de su contenido.

La urna colocada boca abajo descansaba sobre un piso de ladrillos de grandes dimensiones, que a su vez estaba asentado sobre un cuerpo de tierra compactada. Por el exterior, la pieza fue cubierta con una mampostería de grandes ladrillos cuatrapeados, unidos con mortero de concha de ostión, lo que formaba una especie de túmulo repellado con una fina capa de estuco. La mampostería fue retirada hilada por hilada, hasta llegar a la base de la enorme vasija, la cual tiene una altura de 106 por 107 cm de diámetro.  Directamente, sobre el ladrillo en el que yacía la urna de barro, se depositó un entierro correspondiente a un adulto masculino de aproximadamente 25 años de edad. El individuo inhumado fue acompañado

por una ofrenda por demás peculiar. Consta de un conjunto de alrededor de 90 pendientes de concha de gasterópodo, de 7 cm de largo por 2 cm de ancho y 3 mm de espesor en promedio, que presentan un orificio bicónico en la parte superior, además de estar hábilmente pulidos. De este conjunto destacan 33 piezas, las cuales muestran en una de sus caras entre cuatro y seis cartuchos glíficos, elaborados mediante una fina incisión.

El contexto funerario incluyó además 30 puntas de cola de mantarraya de distintas dimensiones –algunas de ellas fragmentadas y otras muy pequeñas–, de las cuales 25 presentan en una de sus caras de seis a 22 cartuchos glíficos en promedio, ejecutados con gran maestría. El conteo preliminar de glifos en los pendientes y las puntas de cola de mantarraya ha dado un total de 280, además de la representación de dos personajes.

Tomado de Ricardo Armijo Torres, “Nuevo hallazgo en Comalcalco, Tabasco”,

Arqueología Mexicana, núm. 37, pp. 71-72.

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-mayas-hallazgos-recientes--AM037