• 18-sep-2020

Tras los barcos de Hernán Cortés

Chris Horrell et al.

Tras los barcos de Hernán Cortés. Arqueología subacuática en la Villa Rica de la Vera Cruz

Los trabajos en 2018

Varios puntos que presentaron anomalías magnéticas fueron delimitados y excavados durante la temporada de campo en 2018. En uno de ellos se encontró un ancla de barco de 259 cm de largo. En la parte superior, el ancla conservaba aún restos de madera. Este extraordinario descubrimiento era raro y estimulante; los arqueólogos documentaron el hallazgo midiéndolo y usando fotografía de alta resolución y videografía. Se recolectaron pequeñas muestras de la madera para identificar su origen y fecharla. Una muestra se envió para su análisis al Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Dicho análisis dio como resultado dos rangos de fechas: el primero determinaba que se remonta a 520-480 años antes del presente (a.p.) o 1431-1462 d.C., con una desviación de 68%. El segundo rango nos dice que es de 534 a 341 a.p. o 1417-1610 d.C., con un grado de certeza de 95%.

Beta Analytic Inc. de Miami proporcionó datos adicionales de radiocarbono para las muestras; también aquí se obtuvieron dos rangos de antigüedad: el primero indica entre 500-420 a.p. y 1450-1530 d.C. con un nivel de certeza del 95.4%. El segundo conjunto de datos indica que data de 1540-1635 d.C., es posterior a 1519. Otras muestras sugieren que este fragmento de sedimentos en el piso muy probablemente se asocia al evento del hundimiento de 1519. El identificador de maderas proporcionado por el subdirector de Laboratorios y Apoyo Académico del INAH concluye que la muestra de madera es de roble rojo (Quercus erythobalanus), originario de la península ibérica; específicamente de la cordillera Cantábrica, que atraviesa lo que actualmente es la región vasca de España. Este análisis de la madera, aunado a la información de cómo se fabricaban las anclas en el siglo XVI, nos muestran donde pudo haber sido hecha el ancla. Estos datos permitieron al equipo del proyecto plantear la hipótesis de que esa ancla en particular podía estar asociada a los barcos que Cortés ordenó hundir.

Traducción: Elisa Ramírez

Imagen: Izquierda: Un equipo internacional de arqueólogos subacuáticos inició nuevamente en 2018 (ya se había intentado a finales del siglo XIX) la tarea de hallar “las naves hundidas de Cortés” en las costas de Villa Rica, Veracruz. Se utilizaron magnetómetros con la finalidad de localizar cualquier objeto de metal bajo los sedimentos. Derecha: Hernán Cortés fundó la Villa Rica de la Vera Cruz en 1519, primer ayuntamiento creado en América. Fotos: Cortesía de Jonathan Kingston.

 

Chris Horrell. Arqueólogo subacuático, codirector de la Submerged Archaeological Conservancy International (SACI) e investigador de la Universidad de Texas.

Melanie Damour. Arqueóloga subacuática y codirectora de la fundación SACI.

Fritz Hanselmann. Arqueólogo subacuático y profesor-investigador de la Universidad de Miami.

Roberto Junco. Arqueólogo subacuático y titular de la Subdirección de Arqueología Subacuática del INAH.

Horrell, Chris et al., “Tras los barcos de Hernán Cortés. Arqueología subacuática en la Villa Rica de la Vera Cruz”, Arqueología Mexicana, núm. 164, pp. 42-45.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

Arqueología subacuática en México. Versión impresa.