• viernes, 15 de febrero de 2019

Chimalpopoca, “Escudo humeante (1417-1426)

Su glifo está formado por un escudo, usualmente adornado con bolas de plumas preciosas y volutas de humo. Nacido entre 1405 y 1408, fue hijo de Huitzilíhuitl, su antecesor en el trono, y de Miahuehxochtzin, princesa de Azcapotzalco. Se sabe que Chimalpopoca tuvo varias mujeres e hijos pero la línea de la sucesión recayó en los descendientes de su hermano, Moctezuma Ilhuicamina.

 

Fue el último de los tlatoque mexicas que mantuvo una relación de subordinación con los tepanecas de Azcapotzalco. Aun así, gracias a que era nieto de Tezozómoc, el poderoso señor de esa ciudad, Tenochtitlan obtuvo ventajas que le permitieron iniciar su pleno crecimiento. No obstante su violenta muerte, al final del reinado de Chimalpopoca la capital mexica estaba en capacidad de enfrentarse al otrora cuasi invencible imperio tepaneca.

Su corta edad al momento de ser nombrado tlatoani , entre 9 y 12 años, casi un niño, permiten suponer que en su nombramiento más que los méritos políticos o militares, como sería el caso de la mayoría de los otros tlatoque , se tomaron en cuenta factores de conveniencia política, señaladamente su pertenencia por vía materna al linaje tepaneca.

Que Tezozómoc, señor de Azcapotzalco, tenía preferencias por su nieto se vio reflejado en la constante reducción del tributo que los mexicas debían entregarle. Esto permitió que las condiciones de vida en Tenochtitlan siguieran mejorando, se realizaran cada vez más construcciones y se tuviera acceso a una mayor cantidad y variedad de bienes.

Durante ese tiempo los mexicas solicitaron a Tezozómoc su permiso para construir un acueducto desde Chapultépec. Como éste fue fabricado de madera y barro no resistió, los mexicas solicitaron entonces piedra para construirlo, lo que les fue negado pues se consideró que Tenochtitlan se estaba fortaleciendo demasiado.

Durante el reinado de Chimalpopoca, Tenochtitlan parece haber participado tan sólo en un puñado de conquistas, tal vez la más importante la de Tetzcoco. Además de enfrentar las turbulencias políticas por la situación en Azcapotzalco, Tenochtitlan tuvo que enfrentarse con Chalco, entonces una poderosa entidad. El conflicto, que duraría décadas, se desencadenó porque los de esa ciudad habían matado a cinco mexicas y destruido cuatro canoas.

La estrecha relación con su abuelo tepaneca, llevó a Chimalpopoca a verse envuelto en los conflictos surgidos tras su muerte, en 1426 d.C. Dos de los hijos del monarca se disputaron el trono vacante, Chimalpopoca decidió apoyar a Tayauh, a quien el propio Tezozómoc había señalado como su preferido. Sin embargo, el hijo que se quedó con el poder fue Maxtla, quien además guardaba resentimientos contra los mexicas, desde las épocas en que Tezozómoc había favorecido a Huitzilíhuitl.

A causa de esos acontecimientos, Chimalpopoca y uno de sus hijos, Teuctléhuac, fueron asesinados. Existen varias versiones al respecto; una de ellas señala que Maxtla ordenó que unos soldados tepanecas entraran de noche a Tenochtitlan y mataran al gobernante y a su hijo. Según otra, Chimalpopoca fue capturado y encerrado en una jaula en la que encontró la muerte. En otra más se dice que el asesinato de Chimalpopoca fue instigado por su tío y sucesor, Itzcóatl. Como sea, a la muerte del tlatoani , Tenochtitlan contaba con la suficiente fuerza como para atreverse a encabezar una rebelión contra los tepanecas de Azcapotzalco.

Tomado de Enrique Vela, Arqueología Mexicana, Especial 40,  Los tlatoanis mexicas. La construcción de un imperio.

Si desea adquirir un ejemplar