• 18-nov-2019

El Mirador, Guatemala. El apogeo del Preclásico en el área maya

Richard D. Hansen

Las redes de intercambio de El Mirador con otros centros importantes –que incrementaron su capacidad militar y la disposición de mano de obra– y su espectacular arquitectura monumental indican que el sitio fue la primera sociedad de nivel estatal en Mesoamérica.

 

El Preclásico Tardío (350 a.C.-150 d.C.) –durante el cual hubo cambios dinámicos en toda la región (véase Arqueología Mexicana, vol. VIII, núm. 46, p. 12), incluida el área maya y, en particular, la cuenca del Mirador– es una de las épocas más notables de la historia mesoamericana. Situada en la parte norte del Petén, en Guatemala, y en el sur de Campeche, la cuenca del Mirador está rodeada por una sierra de colinas bajas de piedra caliza cárstica, que cubre alrededor de 3 000 km2 de bosque tropical. La zona es única por la cantidad y el tamaño de los sitios arqueológicos del Preclásico Medio y Tardío que ahí se concentran.

La cuenca del Mirador cuenta con un alto porcentaje de bajos que se inundan estacionalmente, cubiertos por un bosque de 5 a 10 metros de altura en el que abundan árboles de palo de tinte (Haematoxylum campechianum) y una variedad de árboles tóxicos como el chechem (Metopium brownei). Hay por lo menos cinco tipos de bosque dentro de los confines de la cuenca, lo cual indica que la biodiversidad de la región es mucho más significativa de lo que antes se pensaba. En cada uno de los diversos ambientes forestales de la cuenca puede observarse una gran gama de plantas bromeliáceas y epífitas.

La fauna tropical de la cuenca es abundante: jaguares, ocelotes y garos monteses, tejones y venados cola blanca, pecaríes, tapires, monos (araña y aulladores), osos hormigueros, coatís y mapaches son sólo algunas de las especies que viven ahí. Los reptiles de la zona incluyen el cocodrilo de Morelet, variedades abundantes de ranas, lagartos, tortugas y un gran número de serpientes, las cuales pueden haber inspirado el nombre antiguo de la cuenca. Al parecer, los bosques de la cuenca del Mirador, así como los de su vecino del norte, la Reserva de la Biosfera de Calakmul, tienen un papel importante en las migraciones de animales y en la propagación de especies, por lo que biológicamente es importante, entre otras razones, conservar estas zonas en su estado salvaje, libres de caminos y carreteras.

 

Hansen, Richard D., “El Mirador, Guatemala. El apogeo del Preclásico en el área maya”, Arqueología Mexicana núm. 65, pp. 28-33.

 

• Richard D. Hansen. Doctor en arqueología por la ucla y especialista en la civilización maya. Director del Proyecto Cuenca del Mirador y director ejecutivo de la Foundation for Anthropological Research & Environmental Studies.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-mayas-del-peten-AM066