• 16-oct-2019

El mole: orgullo de la gastronomía de México

El mole es el platillo mexicano por excelencia, mezcla de una notable cantidad de ingredientes, que le dan su color y sabor finales, y entre ellos predomina el chile. En la época prehispánica y durante gran parte de nuestra vida independiente, los ingredientes eran molidos a fuerza de brazo por las cocineras; hoy en día eso sigue ocurriendo aunque ya son comunes los expendios de mole en pasta o en polvo en mercados y tianguis, además de que existen varias marcas que lo ofrecen enlatado.

La presentación tradicional del mole pide que acompañe al guajolote, sin embargo puede añadirse a prácticamente cualquier clase de carne y hasta utilizarse para elaborar platillos que a la par de su sencillez tienen un gusto elaborado, como la enorme variedad de enchiladas –simples tortillas bañadas en mole– que se consumen por todo el país. Un vistazo a los moles elaborados en las distintas regiones de México da cuenta de la amplia dispersión de este platillo y de su asombrosa riqueza en lo que se refiere a los tipos de chile usados en su elaboración, la clase de ingredientes con los que se combina y el tipo de carne a la que acompañan. Con frecuencia, el mismo nombre del mole indica el aspecto que lo distingue, si bien no faltan algunos que hacen referencia a su elaboración para ocasiones determinadas.

Si deseas consultar otras entradas asociadas a este tema semanal, haz clic en la etiqueta TS chile, en la barra inferior. 

Tomado de Enrique Vela, Arqueología Mexicana, Especial 32,  Los chiles de México. Catálogo visual.

Si desea adquirir un ejemplar