• 20-nov-2019

Icnocuícatl canto de aflicción

Miguel León-Portilla

[Moctezuma II] Tenía entonces 53 años. Con su partida se anticipó lo que iba a ser el destino de Tenochtitlan. Es verdad que Cuitláhuac y después Cuauhtémoc habrían de defenderla. Pero como lo refiere un antiguo icnocuícatl, canto de aflicción:

Todo esto pasó con nosotros.

Nosotros lo vimos,

nosotros lo admiramos.

Con esta lamentosa y triste suerte

nos vimos angustiados.

 

En los caminos yacen dardos rotos,

los cabellos están esparcidos.

Destechadas están las casas,

enrojecidos tienen sus muros.

 

Golpeábamos, en tanto, los muros

de adobe,

y fue nuestra herencia una red de agujeros.

Con los escudos fue su resguardo, pero

ni con escudos pudo ser sostenida

su soledad.

 

Miguel León-Portilla (1926-2019). Doctor en filosofía por la UNAM. Miembro de las academias mexicanas de la Historia y de la Lengua, del Colegio Nacional y de la National Academy of Sciences, E.U.A. Autor de numerosas publicaciones y profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

 

Tomado de Miguel León-Portilla, “El ocaso de los dioses. Moctezuma II”, Arqueología Mexicana, núm. 98, pp. 61-66.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-moctezuma-xocoyotzin-AM098