• 15-dic-2019

Investigaciones arqueológicas en Dzilam González, Yucatán

Miguel Covarrubias Reyna, Rafael Burgos Villanueva

A pesar de que Dzilam González ha sido presa de un intenso saqueo –por lo que el volumen de sus edificios principales se ha reducido drásticamente y otros han desaparecido totalmente–, se pueden ver dos pirámides o “cerros” y numerosas construcciones menores –con restos a veces casi imperceptibles–, así como dos estelas que proporcionan información sobre fechas y sucesos relacionados con los gobernantes.

 

Dzilam González, uno de los más importantes sitios de las planicies de la región centro norte de Yucatán, tiene vestigios arqueológicos que son conocidos para la arqueología maya desde hace más de 150 años, cuando los viajeros John L. Stephens y Frederic Catherwood (1843) dejaron testimonios escritos y gráficos sobre dicho lugar. No obstante, desde aquella época no se habían realizado estudios sistemáticos de arqueólogos profesionales.

Desafortunadamente, en este siglo y medio el sitio ha sido presa de un intenso saqueo, por lo que el volumen de sus edificios principales se ha reducido drásticamente y otros han desaparecido totalmente, debido a que están ubicados dentro de una población moderna, situada aproximadamente a 80 km al noreste de la ciudad de Mérida.

Dzilam, junto con Izamal, dominó un vasto territorio que, durante la época de la conquista, se llamaba Ah Kin Chel. Por su ubicación, cercana al litoral, esta ciudad obtuvo su riqueza mediante el aprovechamiento de los diversos recursos que ofrece el área, especialmente sus charcas salineras, cuyo producto era muy apreciado por los pueblos mesoamericanos.

Desde 2005, los integrantes del proyecto en Dzilam González, Yucatán, han registrado numerosos sitios arqueológicos en la zona, particularmente en los alrededores de Dzilam González, así como dentro de este municipio y de otros cercanos. Muchos de aquéllos se componen de edificios muy importantes, pero también han sufrido un saqueo constante. Además del problema de la destrucción, en Dzilam González hay condiciones que dificultan la labor de registro y medición, porque sus antiguas estructuras se encuentran en el interior de los predios de casas coloniales y modernas, ya sea en sus patios o debajo de las construcciones. Por esta razón, se iniciaron estudios de prospección arqueológica con el objeto de conocer las características y extensión que pudo alcanzar la ciudad maya.

 

Construcciones y monumentos

 

Los vestigios de Dzilam no solamente están compuestos por las dos pirámides o “cerros” que la mayoría de los habitantes de este pueblo conocen, sino que existen numerosas construcciones menores de las que aún se conservan restos, a veces casi imperceptibles.

Dzilam es mejor conocido en la arqueología maya debido a dos estelas, monumentos de piedra en los que se retrataba a sus gobernantes, que proporcionan información relativa a fechas y sucesos relacionados con ellos. Fray Diego de Landa hizo mención de numerosas estelas en este lugar, que destacaban por sus grandes dimensiones.

 

Covarrubias Reyna, Miguel, y Rafael Burgos Villanueva, “Investigaciones arqueológicas en Dzilam González, Yucatán”, Arqueología Mexicana núm. 122, pp. 82-87.

 

Miguel Covarrubias Reyna. Arqueólogo por la UADY. Codirector del Proyecto Dzilam González del Centro INAH Yucatán.

Rafael Burgos Villanueva. Egresado de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la UADY. Investigador del INAH Yucatán. Director del Proyecto Izamal desde 2001.

 

Artículo completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-comercio-y-mercado-AM122