• 5-dic-2019

La Cantera de Tlayúa. Un sitio paleontológico extraordinario

Jesús Alvarado Ortega

La Cantera Tlayúa, en la región Mixteca de Puebla, es la primera localidad paleontológica de conservación extraordinaria encontrada en México, la cual resguarda fósiles de gran valor científico, de peces principalmente.

 

En memoria de don Miguel Aranguthy Juárez (1917-2012)

 

La tarea de los paleontólogos es describir la historia de la vida de la manera más detallada posible, incluyendo su origen y cada uno de sus pasajes, para descubrir así las leyes y los principios que rigen este fenómeno maravilloso. Al igual que los estudiosos de la historia humana, hurgamos en las evidencias que el paso del tiempo no ha destruido para reconocer los posibles escenarios y personajes que ya forman parte de los procesos antecedentes y determinantes de nuestra actualidad. También, como todo historiador, siempre estamos a la espera del hallazgo de escenarios que reúnan evidencias inalteradas y suficientes, que por sí mismas hablen de dichos eventos. A diferencia de la historia, cuyo campo de acción incluye hechos que se remontan a unos pocos miles de años –cuando nacieron las primeras civilizaciones–, la paleontología incluye el estudio de todas las evidencias conservadas desde el origen de la vida, ocurrido hace cerca de 3 800 millones de años. Aunque estos rangos temporales y la naturaleza del objeto de estudio de historiadores y paleontólogos sean muy diferentes, podemos considerar que dichas evidencias son más abundantes y están mejor conservadas cuando son más recientes; sin embargo, algunos conjuntos de rocas diseminadas a lo largo del planeta conservaron fósiles extraordinarios de seres vivos habitantes de distintos momentos y lugares, lo que desde hace años ha permitido a los paleontólogos un mejor entendimiento de la vida en nuestro planeta a lo largo del tiempo. En 1970, el paleontólogo alemán Adolf Seilacher acuñó el término Konservat-Lagersttäte para referirse a esas localidades paleontológicas cuya conservación se distingue porque sus fósiles son muy abundantes, representan una amplia biodiversidad, están aún articulados, e inusualmente conservan tanto las partes duras o biomineralizadas (esqueletos) como parte de sus órganos blandos.

 

El descubrimiento

 

La Cantera Tlayúa, ubicada al sur del estado de Puebla, dentro de la región Mixteca, a tan sólo dos kilómetros al noreste del zócalo de Tepexi de Rodríguez, es la primera localidad paleontológica de conservación extraordinaria o Konservat-Lagesttäte encontrada en México. Casualmente, esta localidad fue descubierta por lugareños, don Miguel Aranguthy Juárez y su esposa doña Matilde Contreras González, quienes buscaban un medio de mantener a su familia a partir de los escasos recursos naturales de sus tierras, ubicadas en una de las regiones más áridas de Puebla.

 

Alvarado Ortega, Jesús, “La Cantera de Tlayúa. Un sitio paleontológico extraordinario”, Arqueología Mexicana núm. 117, pp. 80-87.

 

 Jesús Alvarado Ortega. Biólogo por la Facultad de Ciencias de la UNAM y doctor en ciencias biológicas por el Instituto de Geología de la UNAM; investigador en este mismo instituto. Especialista en peces fósiles de México.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-xochitecatl-cacaxtla-AM117