• 14-dic-2019

La ciudad de Calakmul

Eduardo Salvador Rodríguez

La ciudad maya que alguna vez llevó el nombre de Uxte’tuun, hoy Calakmul, es uno de los más grandes asentamientos ubicados en las Tierras Bajas centrales, y estuvo dominado por la poderosa dinastía de la Cabeza de Serpiente, los Kaan. Prueba fehaciente de esto son sus grandes estructuras y sus magníficas acrópolis.

 

La antigua ciudad de Calakmul se encuentra al sur del estado de Campeche, en la región geográfica llamada cuenca de El Mirador, una hondonada localizada en el extremo norte del Petén. El área de mayor importancia de la ciudad está asentada sobre un domo natural de piedra caliza que abarca 25 km² y está rodeada por áreas inundables o bajos (Carrasco, 2007, p. 55).

Para comprender la urbe de Calakmul es necesario tratar de entender a la gente que la habitó. La ciudad fue el asiento de una de las dinastías con más poder entre los mayas del Clásico, los Kaan, cuyo emblema es la Cabeza de Serpiente. Esta sociedad se caracterizó por constantes campañas bélicas y conquistas que se extendieron por el mundo maya.

Para los gobernantes de Kaan debió ser imprescindible demostrar esa hegemonía, tanto en su ciudad como hacia afuera de ella. Por esta razón la urbe conocida por las inscripciones jeroglíficas como Uxte’tuun (Calakmul), vivió un desarrollo encaminado a mostrar esa grandeza en todos sus ámbitos. Tal es el caso del proceso constructivo de la Estructura II y de las más de 100 estelas erigidas dentro de la ciudad.

El área más importante de Calakmul es la Plaza Central. Su composición tiene un eje norte-sur, rematada en cada uno de los extremos por un edificio. Cuenta además con tres complejos que por sus características constructivas se consideran del tipo acrópolis, las cuales se organizan alrededor de la Plaza Central de la siguiente manera: al oeste se ubica la Gran Acrópolis, la mayor de todas; al norte, la Acrópolis Chiik Naab, el menor de los tres complejos; y, al este, la denominada Pequeña Acrópolis, la cual no se ha explorado, pero gracias a la topografía se tiene una idea de su complejidad. Asimismo, existen varios reservorios o aguadas asociados que abastecían la ciudad.

 

Cronología

Calakmul tuvo una ocupación continua desde el Preclásico Medio (ca. 551 a.C.) hasta el Clásico Tardío (aproximadamente 910 d.C.). En el Proyecto Arqueológico Calakmul se utilizan las medidas de tiempo manejadas por los mayas, baktunes y katunes, como medidas temporales de 400 y 20 años, respectivamente. Empleando la cuenta larga que toma como inicio el 3114 a.C., la cronología de la ciudad estaría comprendida entre principios del baktún 6 (6.10.0.0.0) y culminaría en los comienzos del baktún 10 (10.4.0.0.0), es decir, alrededor de 1 500 años de historia (Carrasco, 2012). Para el arqueólogo Ramón Carrasco (2012) los periodos del desarrollo serían:

Los inicios como centro urbano. Entre el katún 6.17.0.0.0 y el 6.18.0.0.0 (405-390 a.C.) existe evidencia arqueológica de la construcción de grandes basamentos en la ciudad, como el edificio precursor de la Estructura II, el Sub II-C, que con posterioridad sería enterrado ritualmente bajo la Estructura II-A entre 7.10.0.0.0 y 7.19.0.0.0. (157 a.C. y 21 d.C.).

La lucha por la hegemonía del Petén. En 8.19.15.12.13 (435 d.C.) se erige la Estela 114, que constituye uno de los registros epigráficos más tempranos de la ciudad. Durante este periodo aparecen numerosas referencias a los señores de Kaan en otros sitios. Por entonces ocurrió el primer conflicto con Tikal, y su posterior derrota.

El auge de la dinastía Kaan y Calakmul. Durante el gobierno de Yuknom Cheen II o Yuknom el Grande, que dura poco más de 50 años, se alcanza el más alto florecimiento, y el dominio se extiende por casi todas las Tierras Bajas centrales y otras regiones. Este gobernante orquestó una guerra contra Tikal en alianza con Dos Pilas. Al fallecer, subió al trono Yuknoom Yich’aak K’ak’, mejor conocido como Garra de Jaguar, a mediados del katún 12 del baktún 9.

El declive. Garra de Jaguar pierde una última guerra contra Tikal en el katún 13 del baktún 9 (692 d.C.), derrota que le restó poder a Calakmul. Posteriormente, con Yuknom Took’ K’awiil se reorientan los intereses de Calakmul hacia las tierras del norte, y será este gobernante el responsable de la apariencia actual de la ciudad. Finalmente, la última inscripción registrada es una estela que mandó erigir Aj Took para conmemorar el inicio del baktún 10 (830 d.C.) en 910 d.C.

 

Eduardo Salvador Rodríguez. Arqueólogo por la ENAH. Licenciado en diseño y comunicación visual por la UNAM. Investigador del Proyecto Calakmul, INAH. Ha colaborado en los proyectos arqueológicos de Dzibanché, Río Azul, Quiriguá y Teotihuacan.

 

Salvador Rodríguez, Eduardo, “La ciudad de Calakmul”, Arqueología Mexicana núm. 128, pp. 28-35.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-calakmul-campeche-AM128