• viernes, 14 de junio de 2019

Página 61 (Escriba 3). Números de serpiente y almanaques de 7 x 260; tabla de las estaciones

Erik Velásquez García

Gracias a las investigaciones de Carl D' Callaway (2009; 2011) hoy podemos comprender un poco mejor estos textos crípticos, donde se entretejen diversos recursos poéticos y capas de significado. La fecha era o de creación del mundo es 4 ajaw 8 bixo'hl en la lengua original cholana de las inscripciones, o 4ajaw 8 kumk'u' <4 ahau 8 cumku> en maya yucateco (3114 a.C.). Ya Thompson (1972) se percató de que las partes de este texto que están escritas antes de la fecha era relatan acontecimientos pertenecientes a los tiempos arcanos anteriores a la creación del mundo, entre ellos la formación de los grandes ciclos temporales conocidos como piktuun (2 880 000 días), baak' tuun (144 000 días) k'atuun (7 200 días) y ha'ab (360 días), concebidos al parecer como dioses, pues eran seres dotados de animación, voluntad, conciencia, conocimiento y razón. Junto con ellos, otras deidades también fueron creadas, entre ellas los ‘dioses trillizos’, el dios N -que aquí parece llamarse Itzam Uch(?), 'Saurio Zarigüeya(?)'-, así como Waklajun Yo...k'in, 'Dieciséis atardeceres, quienes posiblemente también ayudaron en la organización de la cuenta del tiempo.

Es importante indicar que el verbo usado para “crear” estos dioses-ciclos es pat, 'formar' o construir" mismo que -como señaló Callaway- se utiliza para aludir a la edificación de casas, templos y otros monumentos de piedra, pues este último material era símbolo también del espacio, de la estabilidad y permanencia. Otro punto a destacar es que en estos pasajes los ciclos temporales entran (och), escapan o salen (lok’) del interior acuático del inframundo, sueño o ámbito mítico anterior a la fecha era, situación que -creo yo- es la que se da a entender por medio del cuerpo sinuoso de las serpientes que aparecen en las escenas de estas páginas, representando la ondulación que se produce al hundirse y emerger del agua. Callaway piensa que la diada de ‘entrar’ (och) y ‘salir’ (lok’) significan, respectivamente, también sustracción y adición, evocando las complejas cuentas calendáricas contenidas aquí, que enlazan el presente de los escribas del códice de los arcanos mitos pre-cosmogónicos.

 

Velásquez García, Erik, “Página 61 (Escriba 3). Números de serpiente y almanaques de 7 x 260; tabla de las estaciones”, Arqueología Mexicana; Especial 72, pp. 8-9.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-codice-de-dresde-ES072