• miércoles, 18 de julio de 2018

Vecinos cercanos. Palenque y el reino olvidado de Chinikihá

 

Rodrigo Liendo Stuardo

Chinikihá es un sitio clave para la arqueología de las Tierras Bajas noroccidentales, así como para la comprensión de la compleja red de relaciones económicas y políticas entre entidades en constante competencia por el control de bienes e individuos en la región del río Usumacinta.

 

Chinikihá es uno de esos sitios importantes de las Tierras Bajas mayas que esconden grandes sorpresas, ocultos a la vista e interés de viajeros y especialistas desde que fueran abandonados hace ya más de 1 000 años.

Teobert Maler fue el primer explorador que reportó la existencia de Chinikihá, en 1898. En su breve visita realizó un registro somero del estado y características generales del sitio, y mencionó la existencia de edificios en buen estado de conservación que mantenían aún cuartos abovedados, algunas pirámides de tamaño significativo, y otras edificaciones distribuidas en un amplio sector aledaño al viejo camino de Tenosique. Esta descripción escueta del sitio quedó plasmada en el libro Researches in the Central Portion of the Usumacintla Valley, junto a la descripción de dos fragmentos de piedras esculpidas provenientes de un lugar no definido dentro del sitio, que suponemos es el gran edificio que domina la Plaza Central del sitio. Casi un siglo después, esas piezas fueron incluidas por Merle Green Robertson en una recopilación de calcas realizadas sobre monumentos inscritos del área maya (Greene, Rands, Graham, 1972, pp. 40-43). Ambas piezas se encuentran hoy a resguardo en las bodegas del Museo Regional de Chiapas, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

El fragmento de texto sobreviviente en una de las piedras labradas, que probablemente formó parte de un trono, menciona a K’inich B’ah Tok’ y Aj Tok’ Ti’, gobernantes de Chinikihá en algún momento de su larga historia. El Trono 1 relata también la captura de un guerrero del sitio de Po’ (el actual sitio arqueológico de Toniná) a manos de un “señor sagrado” (k’uhul ahau) en 573 d.C. (Mathews, 2001). Desgraciadamente, este fragmento de texto, el único que con certeza sabemos proviene de Chinikihá, no indica el nombre antiguo del sitio.

Con la mínima referencia de Maler, Chinikihá fue incluido en el Atlas arqueológico nacional de 1939, y posteriormente en el mapa de la Universidad de Tulane (1940), para aparecer después en la reedición actualizada del Atlas arqueológico nacional compilado en 1967 por Román Piña Chan. Luego de esta mención, Chinikihá fue nuevamente olvidado, y sólo en un artículo científico de mediados del siglo pasado (1955) Heinrich Berlin se refirió a él. Desde la visita de Maler a finales del siglo XIX, Chinikihá no parece haber sido objeto de un saqueo sistemático, como ha sido el caso en gran cantidad de sitios mayas. Sin embargo, sus edificios más visibles han sufrido una destrucción lenta y aleatoria, precipitada por la búsqueda de materia prima para diferentes proyectos constructivos llevados a cabo a lo largo de los años en el norte de Chiapas.

 

Liendo Stuardo, Rodrigo, “Vecinos cercanos. Palenque y el reino olvidado de Chinikihá”, Arqueología Mexicana núm. 113, pp. 44-48.

 

Rodrigo Liendo Stuardo. Arqueólogo por la ENAH. Doctor por la Universidad de Pittsburgh en arqueología latinoamericana. Investigador del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-palenque-AM113