• 8-may-2021

Cocinando para los dioses y los hombres

Elena Mazzetto

Cocinando para los dioses y los hombres.  Los alimentos rituales en las fiestas religiosas de los antiguos nahuas.

En el México antiguo una de las relaciones más importantes entre hombres y seres sobrenaturales se expresaba a través de la tarea de alimentar constantemente a los seres divinos con diferentes tipos de comida. En la narrativa mítica se trata de la labor principal asignada a los hombres, quienes sustentaban regularmente a sus dioses con sangre, corazones y cuerpos de humanos o de animales. En la dimensión ritual recibían asimismo la esencia de determinados olores, como el copal, el hule, o la fragancia caliente despedida por algunos guisados. Los platillos eran sucesivamente consumidos por la comunidad durante la realización de rituales donde dioses y seres humanos se alimentaban conjuntamente los unos de los otros.

Las 18 fiestas de las veintenas del calendario solar estaban dedicadas a determinadas divinidades...Cada lapso de veinte días estaba caracterizado por una sucesión de privaciones y abundancia alimentaria. Los eventos religiosos eran precedidos por días de abstinencias que involucraban a miembros distintos de la sociedad. Estas privaciones –muy variadas dependiendo de la ocasión– implicaban prescindir de las relaciones sexuales de bañarse o al menos de enjabonarse el pelo, de dormir y también de comer alimentos específicos, en particular sal y chile. Más que la privación de comidas específicas, lo más importante era respetar la temporalidad del ayuno, es decir, comer moderadamente una sola vez en el día. Por ejemplo, en el ayuno nexochizahualo, realizado en honor al dios Xochipilli, se podía elegir el grado de privación: comer una sola vez, pero sin descartar alimentos; comer una sola vez y además descartar el chile, o comer en una sola ocasión comidas no nixtamalizadas sin chile. Cuando terminaban los días de penitencia, se enlazaban los acontecimientos festivos, caracterizados por la ofrenda y consumo abundante de comidas. Cabe destacar que esta alternancia de abstinencias y consumos era una práctica extendida igualmente a las ceremonias relacionadas con el calendario adivinatorio, el tonalpohualli, así como a contextos rituales tales como la entronización del soberano o las exequias.

 

Elena Mazzetto. Doctora en historia por la Universidad Ca’Foscari di Venezia y por la Université de Paris I Panthéon-Sorbonne. Profesora en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (SUAYED) y autora del libro Lieux de culte et parcours cérémoniels dans les fêtes des vingtaines à Mexico-Tenochtitlan (Oxford, bar, 2014), así como de varias publicaciones dedicadas a las fiestas de las veintenas mexicas y a la comida ritual.

Esta publicación puede ser citada completa o en partes, siempre y cuando se consigne la fuente de la forma siguiente:

Mazzetto, Elena, Ana María, “Cocinando para los dioses y los hombres.  Los alimentos rituales en las fiestas religiosas de los antiguos nahuas.”, Arqueología Mexicana, núm. 168, pp. 26-33.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

Comidas rituales de México y Guatemala. Versión impresa.

Comidas rituales de México y Guatemala. Versión digital.