• 8-ago-2020

Cuando la minoría es mayoría

Juan Manuel de la Serna y Herrera

Negros, mulatos y pardos en la historia de Veracruz

Es necesario apuntar que con el fin de controlar el comercio, el único puerto habilitado para recibir esclavos fue Veracruz, por donde ingresaron tanto los que provenían directamente de África como aquellos que eran adquiridos en las islas del Caribe (Jamaica, Barbados y posteriormente La Habana). Tiempo después, ya entrado el siglo XVIII, se abriría el puerto de Campeche a este comercio.

Los cálculos más conservadores dan una cifra de entre 250 000 y 300 000 esclavos introducidos a la Nueva España por Veracruz, procedentes de las costas del África occidental, entre 1570 y 1640, según el método mencionado. Tráfico, comercio e introducción que continuarían por el resto del periodo virreinal en cantidades menores y por medios de difícil cuantificación para los historiadores modernos, por lo que carecemos de cifras más precisas.

Conforme se establecía el orden colonial y los esclavos fueron adquiriendo su libertad por diversas vías (compra de la libertad, juicios civiles o religiosos, concesión graciosa por parte de los amos, etc.), el número de negros libres sobrepasó al de los esclavos. Los libertos fueron ocupando espacios rurales y urbanos y haciéndose de situaciones de privilegio que les permitieron a ellos y a sus descendientes formar, en esta región, el segundo grupo de población, sólo después de los “indios”, y desde finales del siglo XVI se consolidaron como segmento superior al de los “blancos”. En algunas regiones, como en el puerto de Veracruz y en las costas, se convirtieron en casi la única población y en muchas otras “se enseñorearon sobre los indios y lograron ser los principales portadores del ethos español en un mundo hostil y bajo conquista permanente”.

Imagen:Hasta inicios del siglo XVIII, no estaba permitido a los “morenos” vivir en las plaza central, donde residía la elite de la ciudad de Veracruz, por eso habitaban en los barrios periféricos, alejados de la traza de la urbe, adosados a la muralla que defendía al puerto y a la ciudad de algún ataque militar o pirata. “Vista de Veracruz tomada desde un globo”, 1850. Tomados de Veracruz, Primer Puerto del Continente, ICA/Fundación Miguel Alemán, México, 1996. Digitalización: Raíces.

 

Juan Manuel de la Serna y Herrera. Maestro en estudios latinoamericanos (historia) por la UNAM. Doctor en historia por la Universidad de Tulane (E.U.A.). Investigador en el Centro de Estudios Sobre América Latina y el Caribe, UNAM. Profesor y tutor del Programa de Estudios Latinoamericanos de la UNAM.

Serna y Herrera, Juan Manuel de la, “Negros, mulatos y pardos en la historia de Veracruz”, Arqueología Mexicana, núm. 119, pp. 52-57.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra edición impresa:

Las raíces africanas de México