• 11-nov-2019

Del origen del chile según mitos contemporáneos

Aunque el chile aparece poco en los mitos indígenas modernos –en comparación con el maíz, por ejemplo– resulta sin embargo notable por varias características. Evidentemente es macho y caliente: sofoca a las abuelas encerradas en un temazcal enchilado, según se consigna en varios relatos oaxaqueños; protege de los malos vientos y las brujas –como el tabaco y el aguardiente– o les impide volver a colocarse las piernas a aquellas que salen a volar por las noches si éstas se untan de chile; ahoga con caldos muy calientes y chilosos a los salvajes e intrusos agresivos.

En el inframundo, donde todos los alimentos son putrefactos, nauseabundos e inversos a los que se consumen afuera, se usan escarabajos y lagartijas en lugar de chiles secos o verdes. En el mercado de Tixtla, Guerrero, se venden en la actualidad los chumilines, especie de escarabajos que se comen vivos, trozándoles la cabeza y chupándoles las entrañas que pican más que los chiles.

En algunas versiones del origen del maíz, la tuza o el ratón traen también el chile y el tomate cuando se roban el maíz. Entre los huicholes, una versión del mito del diluvio advierte que el aviso de que pronto vendrán las lluvias será un olor a chile en el aire.

Tal vez el chile deba sus cualidades a que nació, según otros mitos, de la sangre. En una versión totonaca del Niño Maíz, tras infinitas aventuras y percances, el Niño intenta revivir a su padre; éste desobedece o equivoca las instrucciones y se convierte en venado; el niño se retira del mundo, y al despedirse de su madre le deja, además del maíz, dos gotas de sangre: de una florece el tomate y de la otra crecen los chiles.

Tanto los tzotziles como los ñhañú cuentan que, cuando los judíos perseguían a Cristo, lo hieren en un pie. De su sangre brotan las matas de chile, por eso pican.

Elisa Ramírez

Si deseas consultar otras entradas asociadas a este tema semanal, haz clic en la etiqueta TS chile, en la barra inferior. 

Tomado Arqueología Mexicana, Especial 32,  Los chiles de México. Catálogo visual.

Si desea adquirir un ejemplar