• 20-nov-2019

El transporte, El agujero. Danza del Palo Volador

Enrique Vela

El transporte

Llevar el tronco al lugar en que se llevará a cabo la danza es todo un acontecimiento. Como en ninguna de las otras etapas del ritual del Volador, se requiere de la participación de la mayoría de los miembros del grupo, quienes colaboran en el arrastre para el que se pueden utilizar o no además de sogas, rodillos. En este procedimiento pueden colaborar hasta cien cargadores, quienes van acompañados todo el tiempo por músicos.

El agujero

Una vez en el lugar, lo primero que se hace es excavar un pozo en el que se introducirá el tronco. De acuerdo con Stresser-Péan (2016, p. 40), este procedimiento debe acompañarse de un rito, pues de no hacerlo se corren graves riesgos, ya que se está hiriendo a la tierra. Entre los huastecos, primero se traza un círculo sobre el que se vierte aguardiente en los puntos correspondientes a los cuatro rumbos y al centro, a la vez que se pide perdón a la madre tierra por lastimarla. Mientras se excava se tocan sones dedicados a los cuatro rumbos y al centro del mundo.

 

Enrique Vela. Arqueólogo por la ENAH, editor, desde hace 30 años trabaja en el ramo editorial.

Vela, Enrique, “El transporte, El agujero”, Arqueología Mexicana, edición especial núm. 88, pp. 58-59.

Texto completo en las ediciones impresa y digital. Si desea adquirir un ejemplar: https://raices.com.mx/tienda/revistas-la-danza-de-los-voladores-ES088 https://raices.com.mx/tienda/revistas-la-danza-de-los-voladores-ES088-digital