• 18-nov-2019

INAH, 80 años. El futuro de nuestra memoria

Diego Prieto Hernández

Arqueología Mexicana comparte con sus lectores un extracto del prólogo titulado “El futuro de nuestra memoria”, incluido en el libro INAH, 80 años, próximo a publicarse. Los textos preparados para esta obra por destacados especialistas ofrecen un amplio panorama sobre el devenir, el presente y el potencial de una institución señera de la nación.

Concebida desde el principio como un recuento histórico de las principales tareas emprendidas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), desde su fundación, y de los retos que enfrenta hacia el futuro, esta obra adquiere singular importancia pues ocurre cuando la institución cumple las primeras ocho décadas de su fructífera existencia, y cuando se viven en el país importantes transformaciones que suponen el replanteamiento de las bases de sustentación del desarrollo nacional.

Ochenta años de un proceso complejo y creativo han transcurrido desde que el INAH asumió la misión de investigar, conservar y difundir el inmenso patrimonio arqueológico, histórico y antropológico de la nación (encargo que más tarde se extendería a los bienes paleontológicos), lo que incluye un inmenso acervo de bienes, lugares, valores, saberes y referentes simbólicos; así como la tarea de formar profesionales en las materias de su competencia: la antropología, la historia y el patrimonio cultural.

Con ello, el instituto contribuye al fortalecimiento de la identidad nacional, a la construcción de un sentido de pertenencia, al reconocimiento de un origen y una memoria compartidos, haciendo más aprehensible el relato de nuestra historia, la comprensión de nuestro presente y la dilucidación de nuestros anhelos del futuro.

El INAH, primera institución en que se materializó y dinamizó una política cultural de Estado, con un marco legal específico y una dimensión nacional, nació por decreto del presidente Lázaro Cárdenas, el 3 de febrero de 1939. La Ley Orgánica que le dio origen lo definió como una dependencia de la Secretaría de Educación Pública, de interés público y de alcance nacional, con personalidad jurídica y patrimonio propio, y fincó las bases para que la nueva institución fuese autoridad en la aplicación de la legislación en materia de monumentos arqueológicos e históricos y uno de los mayores centros de investigación y de educación superior del país en el ámbito de las ciencias sociales.

El INAH, hoy Como dependencia de la Secretaría de Cultura del gobierno de México, el instituto se integra con 880 profesores- investigadores de tiempo completo; más de 200 arquitectos especialistas en conservación y restauración del patrimonio edificado; 180 conservadores de bienes muebles e inmuebles; decenas de museógrafos, diseñadores, montajistas y promotores educativos; 2 690 trabajadores técnico-profesionales de base, y 1 550 trabajadores eventuales, que día con día aportan sus capacidades y esfuerzos a la nación. Cada año, el INAH lleva a cabo más de 1 600 proyectos de conservación, investigación y difusión, en las distintas disciplinas de su competencia. Hablamos entonces de un gran centro de investigación científica y aplicada en historia, ciencias antropológicas y disciplinas vinculadas al cuidado y la divulgación del patrimonio cultural.

El INAH cuenta con una extensa red de 160 museos nacionales, metropolitanos, regionales, locales y de sitio, la mayor del continente americano y una de las principales del mundo. Ello sin considerar decenas de museos comunitarios, municipales y locales que, sin pertenecer al INAH, reciben asesoría y apoyo del instituto.

El acervo de bienes bajo nuestra responsabilidad es inmenso. A la fecha, el INAH tiene más de 58 000 registros de lugares con presencia de vestigios arqueológicos o de interés paleontológico, así como más de dos millones de bienes muebles arqueológicos inscritos en el Registro Público de Monumentos. Tenemos catalogado un universo cercano a 110 000 edificios históricos, incluyendo templos, conventos, capillas, haciendas, acueductos, fuertes, presidios, fábricas, construcciones civiles y militares, así como arquitectura vernácula.

 

Diego Prieto Hernández. Antropólogo social por la Escuela Nacional de Antropología e Historia, con una maestría en ciencias antropológicas por la Universidad Autónoma Metropolitana- Iztapalapa. Desde enero de 2017 es director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Prieto Hernández, Diego, “INAH, 80 años. El futuro de nuestra memoria”, Arqueología Mexicana, edición especial núm. 88, pp. 8-15.

Texto completo en las ediciones impresa y digital. Si desea adquirir un ejemplar:

https://raices.com.mx/tienda/revistas-la-danza-de-los-voladores-ES088

https://raices.com.mx/tienda/revistas-la-danza-de-los-voladores-ES088-digital