• 18-nov-2019

La gestión comunitaria en Atzompa

Cesar Dante García Ríos

 

El “Proyecto Arqueológico del Conjunto Monumental de Atzompa” ha permitido implementar un modelo de trabajo que conjunta el conocimiento técnico y científico de los arqueólogos con los conocimientos y experiencia de la población, de modo que la participación de la comunidad tiene un papel importante en la investigación arqueológica, así como en la protección, conservación, restauración y difusión de los valores culturales y naturales de ese sitio zapoteco. Del mismo modo, se cuenta con un circuito de visita para el conocimiento y disfrute de los visitantes, tanto en el sitio arqueológico como en la comunidad misma, donde se encuentra el Museo Comunitario. Los resultados de la investigación permiten resaltar el importante legado histórico de los atzompeños, pues vinculan su pasado histórico con una tradición artesanal milenaria que ha estado en la dinámica de la comunidad: la alfarería.

 

Gestión arqueológica

Para el desarrollo de ese proyecto, la gestión arqueológica ha sido fundamental, y los trabajos se han basado principalmente en la experiencia y objetivos del “Plan de manejo de Monte Albán”, en el que se considera de vital importancia potencializar opciones de desarrollo en las comunidades al mismo tiempo que se garantiza la protección y conservación del patrimonio cultural y natural de la zona arqueológica. Antes y durante la realización del proyecto, se realizaron diversas reuniones de trabajo, recorridos de superficie, proyecciones multimedia y talleres con los principales actores sociales que intervienen directa o indirectamente con el sitio. Además, se realizaron pláticas y talleres en las escuelas, las que han participado en el “Programa de custodios voluntarios de Monte Albán-Atzompa”, en el que además de desarrollarse diversas dinámicas lúdicas, se enseña sobre la historia del sitio y el quehacer arqueológico, así como diversos valores culturales dirigidos a la reapropiación sociocultural del sitio. Uno de los actores sociales más importantes en estas gestiones ha sido el Comisariado de Bienes Ejidales de Santa María Atzompa, ya que el sitio arqueológico se encuentra dentro de terrenos ejidales y la asamblea general de ejidatarios, por medio del comisariado, sigue figurando como una de las autoridades de mayor respeto en la comunidad (considerando que la población cuenta con administrador y no presidente municipal), pues son electos por el sistema de cargos de usos y costumbres.

Desde que se inició el proyecto de investigación, en 2007, las gestiones han incluido diferentes recorridos con los diferentes comisariados para conocer los avances del proyecto y realizar propuestas de reforestaciones, que año con año se llevan a cabo en temporada de lluvias. De igual manera, todos los asuntos referentes al sitio fueron tratados y expuestos en la asamblea general de ejidatarios, máxima autoridad en la tenencia de la tierra y donde se debaten las acciones a seguir. Una de estas reuniones tuvo como resultado la creación del Comité de Junta Vecinal del Museo Comunitario de la Comunidad de Santa María Atzompa, que después de haber sido reconocido como organismo coadyuvante del inah, se encarga hoy de velar, de manera conjunta con el inah y las autoridades de la población (municipales y de tenencia de la tierra), por el legado arqueológico de sus ancestros.

 

César Dante García Ríos. Pasante de la licenciatura en arqueología de la enah. Encargado del Polígono de Protección de la Zona Arqueológica de Monte Albán, Centro inah Oaxaca.

 

García Ríos, César Dante, Michelle De Anda Rogel, “La gestión comunitaria en Atzompa”, Arqueología Mexicana núm. 126, pp. 66-67.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-atzompa-oaxaca-AM126