• 18-nov-2019

Las tapas de bóveda pintadas en el área maya

Leticia Staines Cicero

El arte pictórico maya se plasmó en distintas manifestaciones plásticas, una de las cuales es la arquitectura. Una interesante modalidad de este rico acervo es la conocida como tapas de bóveda pintadas, entre cuyos elementos característicos se encuentran: un soporte arquitectónico específico, un color uniforme y el uso de la imagen de una deidad.

 

La bóveda maya es una solución arquitectónica empleada para crear espacios interiores y exteriores, y es similar a un arco. También llamada bóveda en saledizo, se sustenta en muros verticales y paralelos, y se construye con hileras de piedras que se van superponiendo; cada hilera sobresale de la anterior hasta que la bóveda se cierra en la parte superior con la llamada piedra tapa. Una tapa de bóveda forma parte de los sillares de piedra caliza rectangulares que en hilada cierran la bóveda; en la tapa, que quedaba al centro, antes de ser colocada se pintaba una escena. A la piedra se le aplicaba una capa de estuco con la cual se lograba uniformar la superficie; después se dibujaban las figuras con color. Al colocar la piedra en su lugar, era necesario cubrir con un aplanado de estuco el resto de la bóveda y al concluir este proceso, la piedra quedaba integrada de tal manera que, sobre una superficie homogénea en muros y bóveda, destacaba una imagen pintada.

Varias de estas piezas todavía se encuentran in situ, otras fueron desprendidas o se hallaron en escombros y se resguardan en bodegas y museos. Los ejemplos con que contamos actualmente se han localizado en sitios de Campeche y Yucatán, y corresponden a las regiones del estilo arquitectónico Chenes y Puuc; sin embargo, también se han localizado en Ek’ Balam, que no corresponde a ninguno de esos estilos. Además, la mayoría de las piezas, salvo algunas excepciones, como las de Chichén Itzá que son posteriores, pertenecen al periodo Clásico Tardío (600-850 d.C.).

 

Características generales

 

El registro del corpus de las piedras tapa con imágenes pictóricas fue iniciado por Christopher Jones en 1975; más adelante continuaron su estudio, entre otros, Martine Fettweis, Karl Herbert Mayer y Leticia Staines. Sumados los nuevos hallazgos, actualmente se cuenta con más de 160; sin embargo, pocas han conservado completa la capa pictórica, pues un gran número se encuentra en mal estado de conservación. Las dimensiones de las que se han desprendido varían, pero en promedio miden 1m de largo por 50 cm de ancho, aunque el área pintada es menor.

Mayer sugirió una nomenclatura con el fin de diferenciarlas de otras manifestaciones artísticas mayas, y propuso numerar cada una por sitio arqueológico y según el orden en que fueron descubiertas; hay sitios como Kiuic, Santa Rosa Xtampak, Dzibilnocac y Chichén Itzá en los que se han encontrado varios ejemplos.

La distribución de las imágenes es sencilla: consiste en una figura central, que es una deidad, enmarcada por los cuatro lados, o sólo arriba y abajo, por franjas en las que se dibujó un texto glífico o distintos diseños. Hasta la fecha, sólo se conocen dos en que se representó a un par de personajes.

El marco es un elemento esencial y distintivo en el arte pictórico maya; franjas de colores intensos se usan para separar las escenas. En el caso de las tapas pintadas, estas franjas, cuya función parece ser exclusivamente delimitar el espacio, poseen un lenguaje propio y a la vez complementario respecto de la imagen central. Este contenido iconográfico y epigráfico tiene un doble uso; por un lado ambas líneas, la interior y la exterior de la franja, determinan el lugar de los diseños, los separan de la figura principal pero además la enmarcan.

 

Staines Cicero, Leticia, “Las tapas de bóveda pintadas en el área maya”, Arqueología Mexicana núm. 93, pp. 41-45.

 

Leticia Staines Cicero. Historiadora de arte. Investigadora del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE), UNAM. Miembro del proyecto “La pintura mural prehispánica en México”. Realiza el doctorado en historia del arte.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-la-pintura-maya-AM093