• 12-dic-2019

Moral-Reforma. En la senda de Xibalbá

Daniel Juárez Cossio

Entre 1992 y 1993, junto con otros arqueólogos, realizamos excavaciones en el sitio de Moral-Reforma, lugar cercano a las cascadas de Reforma, en Balancán, Tabasco. Este trabajo se propone dar a conocer algunos rasgos importantes encontrados ahí, así como discutir esos hallazgos en el contexto del mundo maya en el Clásico Tardío.

 

Después de la crisis política que vivieron los mayas en el siglo VI, numerosos asentamientos antes dependientes de los poderosos señoríos que configuraron el escenario geopolítico de los bosques tropicales del área maya por poco más de tres siglos lograron finalmente establecer una relativa autonomía. La manera en que los gobernantes expresaron el afianzamiento de sus redes de dominio siguió las viejas prácticas heredadas del Clásico Temprano: la exaltación del poder dinástico y su vinculación con lo divino. Sin embargo. esto no fue suficiente para mantener los espacios en la recomposición de las estructuras de poder, por lo que se hizo necesario establecer alianza:, que garantizaran el control de la comunidad por parte de los linajes locales. La pequeña "provincia" de Moral-Reforma participó de los cambios que

preludiaron la desintegración del mundo maya en poco menos de dos siglos. Ésta es una aproximación a su tiempo y espacio.

 

La región de los ríos, un camino de espejos

Moral-Reforma se sitúa sobre las llanuras aluviales de Tabasco, en el municipio de Balancán. Compartió con Chinikihá, Pomoná. Arenal y Tiradero una región surcada por las numerosas corrientes que alimentan  los caudales del río Usumacinta. El río San Pedro Mártir, uno de los múltiples tributarios del Usumacinta, se incorpora a este mediante numerosos brazos que irrigan una vasta zona, la cual, durante la temporada de lluvias, desborda los cauces, anega las tierras y forma islotes que recargan las aguadas de sus inmediaciones.

El río Usumacinta, "el sagrado río de monos", es el más importante de la cuenca que aloja la selva lacandona y el Petén. Este escenario, desde el Clásico Temprano. estuvo ocupado por señoríos que ejercieron su influencia hasta bien entrado el siglo IX: Ceibal. Petexbatún, Yaxchilan y Piedras Negras. El río San Pedro Mártir tiene sus fuentes en el corazón de las Tierras Bajas centrales, en las inmediaciones del lago Petén-ltzá. Su largo camino hacia la Chontalpa favoreció el surgimiento de señoríos que se consolidaron durante el Clásico Tardío, como Motul de San José, El Perú, La Florida y Moral-Reforma.

 

Moral-Reforma: la ciudad como texto

El sitio de Moral-Reforma, que fue una cabecera política y religiosa, se encuentra claramente delimitado por uno de los numerosos brazos del río San Pedro Mártir, al sur, y por el arroyo Sayá, al norte. Las construcciones se agrupan en tres conjuntos principales, los cuales están organizados sobre un eje que corre de oriente a poniente, en el que sobresale, por su tamaño, el juego de pelota, un elemento central en la gran plaza.

Al oriente destaca una plataforma rectangular que aloja dos patios internos. Al poniente se ve un basamento flanqueado por dos plataformas alargadas, alrededor de las cuales se encuentran otras construcciones de menor tamaño. En la parte media del eje se localiza la gran plaza, la cual está limitada al norte por una plataforma coronada por dos basamentos; al sur se encuentra el Conjunto 1, con un juego de pelota que sacraliza el espacio y lo transforma en centro del mundo.

El Edificio 1 es un basamento de seis cuerpos, cuya fachada principal tiene tres escalinatas con alfardas. Al oeste se encuentra adosado el Edificio 2, el cual, por desgracia, sólo conserva los tres primeros cuerpos y el arranque de la escalinata, y cuyas fachadas oriente y sur muestran una serie de modificaciones originadas por su integración a la plataforma, que parece haber funcionado como complejo residencial de los linajes gobernantes. El Edificio 3 es un basamento bajo de tres cuerpos, con una planta radial con esquinas remetidas que recuerda vagamente a la arquitectura temprana del Petén.

A pesar de los deterioros ocasionados por el saqueo, el juego de pelota o Edificio 1 conserva sus características banquetas y taludes. Aquí se localizó el Airar 1, extraordinaria escultura con forma de barra ceremonial que tiene la representación de un ave moan bicéfala, cuyo cuerpo simboliza el cielo nocturno.

 

Daniel Juárez Cossío. Arqueólogo por la ENAH. Ha realizado excavaciones en el Exconvento de San Jerónimo, D.F., e investigaciones en la cuenca del Usumacinta, Yaxchilán, El Cayo, Pomoná y Morales-Reforma. Director de Estudios Arqueológicos del INAH.

 

Juárez Cossío, Daniel, “Moral-Reforma. En la senda de Xibalbá”, Arqueología Mexicana núm. 61, pp. 38-43.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-los-mayas-de-tabasco-AM061