• jueves, 19 de julio de 2018

Sacrificio humano: maneras de morir

Sacrificio humano: maneras de morir

Tres son los indicadores en restos óseos que nos permiten conocer las distintas maneras de causar la muerte: traumatismos, marcas de corte sobre hueso y coloración de las piezas dentales.

 

Traumatismos

Los traumatismos son de fácil detección al analizar un esqueleto prehispánico. Una de las maneras de causar la muerte era por medio de golpes, como se
representa en algunos códices. Así, según el Códice Florentino, los individuos
que violaban las leyes de la cultura mexica eran castigados con la pena capital y se les ejecutaba ya fuera lapidándolos o golpeándolos con un madero;
en estos casos se presentan fracturas en la región occipital y facial. En los ahorcamientos, lo que aparece es la fractura del hueso iodes.

 

Marcas de corte

En el caso de sacrificio humano por extracción del corazón se presentan marcas de corte sobre las costillas y el esternón. Las marcas de corte sobre huesos son líneas delgadas, finas y en ocasiones profundas producidas con instrumentos de piedra, las cuales, por lo general, aparecen a la altura de las inserciones musculares o en las regiones anatómicas que se señalan en descripciones de sacrificios en las fuentes etnohistóricas. Si la muerte violenta era resultado de decapitación, las marcas se presentaban sobre las vértebras cervicales. En la muerte por flechamiento se pueden encontrar huesos impactados por una punta de proyectil de piedra, marcas en los bordes de las costillas o fragmentos de flechas en la caja torácica, la espina dorsal o en los antebrazos. En Tlatilco, estado de México. una aldea del Preclásico, se localizó un ejemplo de esto, aunque, desafortunadamente, no es posible saber si la herida fue resultado de una acción defensiva en una batalla tribal o de un sacrificio.

 

Coloración dental

Otra forma de sacrificio descrita en crónicas y códices es la asfixia. En este caso se produce en ocasiones ruptura de los vasos sanguíneos de las encías. Asimismo, dependiendo de las condiciones del suelo en donde fueron enterrados los esqueletos, los dientes presentan una colora rosa o café, indicador aún no completamente aceptado por todos los investigadores.

Aunque en México no se han localizado todos los tipos de marcas en restos óseos antes descritos, esto sí ha ocurrido en otras poblaciones de América.

 

Jorge Arturo Talavera González. Bioarqueólogo por la ENAH. Investigador en la Dirección de Antropología Física, INAH.


Juan Martín Rojas Chávez. Arqueólogo por la ENAH. Curador de la Sala de Orígenes del Museo Nacional de Antropología.

 

Tomado de Jorge Arturo Talavera González y Juan Martín Rojas Chávez, “Evidencias de sacrificio humano en restos óseos”, Arqueología Mexicana núm. 63, pp. 30-34.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-el-sacrificio-humano-AM063