• viernes, 14 de diciembre de 2018

Cerro de las Minas, Oaxaca

Marcus Winter

Cerro de las Minas se localiza al norte de la ciudad de Huajuapan de León, Oaxaca. El sitio arqueológico muestra rasgos característicos de los centros urbanos prehispánicos de la Mixteca, como Diquiyú, Monte Negro, Huamelulpan, Yucuita y Yucuñudahui. Abarca aproximadamente medio kilómetro cuadrado y tuvo una población de entre 1 000 a 2 000 habitantes. Situado en una posición defensiva, contaba con una amplia extensión de tierras cultivables cercanas al sitio y fue el centro rector económico, político y cultural para comunidades dependientes dentro de un radio de unos 10-15 km.

Cerro de las Minas fue fundado en el Preclásico Tardío por gente procedente de Santa Teresa, sitio ubicado 2 km al sur, en el margen izquierdo del río Mixteco. Sin embargo, su florecimiento más notable tuvo lugar en el Clásico, cuando apareció en la Mixteca Baja de Oaxaca y Puebla la cultura ñuiñe, con un estilo propio de arquitectura, escritura, cerámica, figurillas y urnas (Ñuiñe, “tierra caliente”, es el nombre mixteco de la Mixteca Baja). Cerro de las Minas es el único sitio arqueológico abierto al público en la Mixteca Baja, y por haber sido extensivamente explorado proporciona mucha información sobre la cultura ñuiñe.

Los tres puntos más elevados del cerro están cubiertos por plataformas escalonadas de piedra, mientras que las laderas fueron rellenadas y niveladas para crear espacios en los que se edificaron un mercado y un conjunto palaciego. El palacio cuenta con cuartos, un patio central con escalinata y una tumba grande, la tumba 5, en el lado opuesto a la escalinata. En las laderas sur y oeste del cerro se encuentran por lo menos tres conjuntos de casas con tumbas, probablemente centros de barrios controlados por familias de la elite.

Los edificios de la fase Nuiñe Temprana (300-500 d.C.) son de bloques de piedra, mientras que los de la Ñuiñe Tardía (500-800 d.C.) presentan lajas horizontales delgadas, colocadas como relleno entre lajas grandes y gruesas en posición vertical, formando la construcción característica conocida como “bloque y laja”.

En Cerro de las Minas se encuentran ejemplos de escritura ñuiñe –símbolos grabados en bajorrelieve– en lápidas de piedra caliza. Generalmente se trata de un glifo central: el nombre de un personaje, acompañado por signos del calendario. Dos lápidas de este tipo, probablemente con nombres de gobernantes de la ciudad, estaban empotradas en las paredes de la tumba 5.

En San Pedro y San Pablo Tequixtepec, unos 25 km al norte de Cerro de las Minas, la escritura se plasmó en bloques de basalto en el exterior de las plataformas monumentales; contienen símbolos con nombres de personajes y muestran escenas de conquista.

 

Winter, Marcus, “Cerro de las Minas, Oaxaca”, Arqueología Mexicana núm. 90, pp. 38-39.

 

Marcus Winter. Arqueólogo. Doctor en antropología por la Universidad de Arizona. Investigador del Centro INAH Oaxaca. Entre 1987 y 1993 realizó exploraciones en Cerro de las Minas.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-la-mixteca-AM090