• 29-nov-2020

Copilco bajo la lava

Efraín Flores López, Ma. del Carmen Solanes Carraro

Copilco a la luz de nuevas investigaciones

Una nueva intervención en Copilco

Se realizó una nueva intervención en el sitio a partir de los túneles cavados hace ya casi un siglo. El análisis e interpretación de los perfiles estratigráficos de Copilco permiten ahora replantear su desarrollo cultural en el Preclásico en la Cuenca de México.

El nuevo levantamiento topográfico del sitio, hecho con mayor precisión, ha permitido registrar la distribución y extensión general de los túneles, y contrastar los datos respecto a los antiguos planos. Se han ubicado con detalle los lugares donde fueron localizados los entierros principales y los espacios que pudieron ser utilizados para el almacenamiento y depósito rituales (formaciones troncocónicas). Además, estos trabajos han permitido detectar la posible existencia de canales o lugares de almacenamiento de agua. También se pudo determinar una ligera inclinación hacia el oriente de la gran base de lava, resultado de la variación del terreno original que recibió las descomunales coladas que cubrieron al sitio y que llegaron un poco más al norte de la actual avenida Miguel Ángel de Quevedo, Alcaldía Coyoacán, Ciudad de México. Hoy sabemos que Copilco no era un cementerio, como se pensó y describió en un principio.

La cantidad y disposición de sus notables evidencias revela que Copilco fue por lo menos una compleja y dinámica aldea. La disposición de los enterramientos por debajo de capas que estuvieron en contacto con el flujo de lava muestra que, de manera semejante a otros asentamientos contemporáneos de la Cuenca de México, los pobladores de Copilco depositaron cuidadosamente a sus muertos en lugares cercanos o debajo de sus casas, a escasa distancia de la superficie, acompañados de ofrendas compuestas por objetos de cerámica y artefactos de lítica de especial manufactura, lo que también nos habla de una diferenciación social entre los pobladores de las distintas aldeas. En los trabajos iniciales se mencionan conjuntos de rocas que al parecer estaban colocadas de manera intencional y que en su momento no pudieron asociarse a elementos arquitectónicos específicos.

 

Efraín Flores López. Arqueólogo. Investigador de la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos del INAH, y profesor de la ENAH. Colaborador del “Proyecto Copilco: Un sitio arqueológico del Pedregal de San Ángel”.

Ma. del Carmen Solanes Carraro. Arqueóloga investigadora de la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos del INAH. Colaboradora del “Proyecto Copilco: Un sitio arqueológico del Pedregal de San Ángel”.

Flores López, Efraín, Ma. del Carmen Solanes Carraro, “Copilco a la luz de nuevas investigaciones”, Arqueología Mexicana, núm. 129, pp. 38-42.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

Coyoacán. Versión impresa.

Coyoacán. Versión digital.