• 31-oct-2020

Divinos señores de El Tajín. El surgimiento de los primeros estados en la llanura costera del Golfo de México

Arturo Pascual Soto

Una época todavía desconocida de la antigua civilización de El Tajín es la de sus orígenes. Tras varios años de investigaciones arqueológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México en la región, comienzan a revelarse las primeras fases de su desarrollo y la identidad de sus más tempranos gobernantes.

 

Los primeros centros de gobierno

 

Mucho antes que la ciudad de El Tajín alcanzara su máximo florecimiento, lo que ocurrió después de 600 d.C., hubo otros asentamientos que rivalizaron con ella por el control político y económico de la llanura costera del Golfo de México. Fueron otros tiempos, mucho más antiguos y concurrentes con los inicios de nuestra era. Para entonces, se estarían formando en los bosques tropicales del norte de Veracruz los primeros estados de la región (defino aquí el Estado como el control sobre la población y el territorio ejercido desde un centro a través de aparatos especializados de poder –Maisels, 2010, p. 3). Sitios como Morgadal Grande, Vista Hermosa, Cerro Grande, La Concha, Corralillos y el propio Tajín, ubicados en las cuencas de los ríos Tecolutla y Cazones, pronto se convirtieron en los centros de gobierno de las más tempranas organizaciones sociopolíticas de carácter estatal. Todos ellos habrían de surgir enmarcados por territorios bien definidos y sobre las bases de una sociedad altamente estratificada. El centro de gobierno –el Estado en sí mismo (Yofee, 2005, p. 17)– se encontraba constituido por la ciudad –altamente institucionalizada y centralizada– y el territorio sobre el cual ejercía control. El territorio podía ser tan pequeño que el centro urbano se encontraba a no más de un día de camino. Una parte significativa de la población vivía en la ciudad, el resto lo hacía en el campo –en territorio bajo control del Estado–, ya sea en asentamientos dispersos o en poblados relativamente nucleados. La población urbana involucraba un mayor grado de especialización en funciones y una división del trabajo mucho más marcada. Era en la ciudad donde residían los estratos privilegiados de la sociedad, los gobernantes, y donde tomaron forma los mercados para satisfacer los requerimientos diarios de una población que no participaba directamente en la producción de alimentos (Hansen, 2000, p. 19).

 

Pascual Soto, Arturo, “Divinos señores de El Tajín. El surgimiento de los primeros estados en la llanura costera del Golfo de México”, Arqueología Mexicana núm. 124, pp. 26-31.

 

 Arturo Pascual Soto. Arqueólogo. Investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM. Doctor en antropología y en historia del arte. Durante los últimos 30 años ha sido responsable de proyectos arqueológicos en la región de El Tajín, Veracruz..

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar. http://raices.com.mx/tienda/revistas-el-tributo-prehispanico-AM124