• 21-sep-2021

Ejecutado por el Santo Oficio

Xavier Noguez

El 4 de julio de 1539 don Carlos Ometochtli Chichimecatecuhtli fue aprehendido en los palacios del barrio texcocano de Oztotícpac, su domicilio, y sus bienes secuestrados; entre éstos se contaban terrenos cultivados, casas, palacios y, como se mencionó, un buen número de árboles injertados y parras...

Antes de dictar una sentencia y entregar a don Carlos al brazo secular para su ejecución, fray Juan de Zumárraga (quien fuera primer obispo y arzobispo de la Nueva España, y fungiera como el primer inquisidor apostólico, con muy amplios poderes entre 1536 y 1543) consciente de la magnitud y consecuencias de su decisión, tomada junto con el oidor Loaysa, consultó en dos ocasiones al virrey Antonio de Mendoza, a los miembros de la Audiencia, al vicario provincial, a las máximas autoridades dominicas y franciscanas y al secretario del Santo Oficio.

Como intérpretes, solicitó la colaboración de fray Bernardino de Sahagún, fray Alonso de Molina y el clérigo Juan González, destacados nahuatlatos de la época. La pena fue la más dura: por “dogmatizante y sostener proposiciones heréticas” se le condenó a muerte. El domingo 30 de noviembre de 1539, don Carlos fue llevado al cadalso que se había erigido en la plaza principal de la capital del virreinato.

El obispo ordenó dar lectura del acta de condena en español. Juan González la tradujo al náhuatl, y aprovechó la oportunidad para predicar a los indios un sermón condenatorio de cualquier práctica idolátrica. Ante la presencia de un muy numeroso público que fue obligado a presenciar el acto, el noble indígena se dirigió a la multitud en su idioma nativo y aceptó sus pecados, exhortando a los oyentes a que abandonaran los ritos de la antigua religión y que sólo creyeran en el dios cristiano. Fue entonces entregado a la justicia secular para su ejecución.

Imagen: Izquierda: Don Carlos Ometochtli tenía un socio español en el floreciente negocio de injertar frutales europeos en tejocotales y en la plantación de vides. En el Mapa de Oztotícpac se registraron 426 árboles injertados y 37 parras o xocomécatl. Manzanos, perales y membrilleros. Mapa de Oztotícpac (fragmento). Biblioteca del Congreso, Washington. Digitalización: Raíces. Derecha: Don Carlos era un pilli o noble de Texcoco, pues descendía de Nezahualpilli, quien había sido gobernante de ese lugar. Basado En Cline, 1966. Ilustración: Raíces

 

 Xavier Noguez. Profesor-investigador de El Colegio Mexiquense, dedicado al estudio de la cultura náhuatl y la publicación de códices coloniales del Centro de México.

Esta publicación puede ser citada completa o en partes, siempre y cuando se consigne la fuente de la forma siguiente:

Noguez, Xavier, “El juicio inquisitorial del noble texcocano don Carlos Ometochtli Chichimecatecuhtli (1539)”, Arqueología Mexicana, núm. 127, pp. 54-57.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestras ediciones impresa o digital:

La llegada del cristianismo a México. Versión impresa.