• 17-nov-2019

La Guelaguetza y las Fiestas de los Lunes del Cerro

Las Fiestas de los Lunes del Cerro se celebran en la ciudad de Oaxaca durante todo julio, con muestras gastronómicas, artesanales, deportivas, exposiciones, conciertos y representaciones costumbristas de comunidades del estado. En el programa destaca la Guelaguetza, que se efectúa los lunes siguientes al 16 de julio y es organizada por instituciones que difunden la cultura y el deporte de Oaxaca.

Guelaguetza palabra es una zapoteca que se refiere al acto de participar en una fiesta de la comunidad o en una privada, en la que se coopera con algo de lo necesario para la fiesta, con la obligación moral de quien lo recibe de devolverlo en los mismos términos llegada la ocasión; lleva consigo la obligación de la reciprocidad.

 

La Guelaguetza de los Lunes del Cerro

Se trata de la ofrenda en bailes, música, comida y artesanías que hacen grupos indígenas y mestizos, ataviados con trajes de gala y provenientes del interior del estado, a la ciudad de Oaxaca. Al terminar, cada grupo distribuye entre el público su Guelaguetza, formada por objetos característicos de sus respectivas regiones. Estas festividades tienen su origen en la época virreinal y están relaciona das con la fiesta de la Virgen del Templo del Carmen Alto, edificado por los carmelitas en las faldas del Cerro del Fortín, donde se encontraba el templo de la diosa del maíz maduro a la que se hacían grandes honores y ofrendas.

En el virreinato, la fiesta profano religiosa se realizaba el lunes siguiente al 16 de julio y se repetía ocho días después  en la llamada "octava". A estas festividades pronto se agregó el entusiasmo de los indígenas residentes en los pueblos que circundaban la ciudad de Oaxaca. De ahí provienen las actuales Fiestas de los Lunes del Cerro, en las que destaca el espectáculo de música, danza, bailes y cantos conocido como Guelaguetza.

Recientemente se han agregado a esas celebraciones otros espectáculos folklóricos, como el Desfile de las Delegaciones organizado a la manera de la Calenda tradicional, que se lleva a cabo el sábado anterior a cada lunes. En esta Calenda participan la "marmota", gran farol esférico cubierto de tela; los "gigantes", enormes muñecos; las "chinas oaxaqueñas", mujeres de la ciudad que llevan sobre la cabeza canastas con flores y van acompañadas por la banda de música y los coheteros. Vienen después las demás delegaciones, cada una precedida por la música propia de su región.

Ese mismo sábado, por la mañana, se elige en un espacio del Centro Histórico a la representante de la diosa Centéotl que presidirá las fiestas, que no es la más bella o la más suntuosamente ataviada, sino la conocedora de la tradición y costumbres de su pueblo. El espectáculo "Bani Stui Gulal'' -que se lleva a cabo el sábado a las 20:30 hrs. en el Auditorio Guelaguetza- es una representación de la historia de los Lunes del Cerro en distintas épocas: prehispánica, virreinal, independiente y contemporánea.

Por la noche del domingo, también en el Auditorio Guelaguetza, se presenta “Donají... La leyenda”, escenificación de la vida, amor y muerte de la princesa zapoteca Donají. Se cuenta que, para lograr la paz, la princesa es entregada a los mixtecos en Monte Albán. Una noche que los mixtecos no estaban alertas, Donají llama a su padre, Cosijioeza, que sorprende a los mixtecos y les causa grandes bajas. Pasado el momento de confusión, los capitanes mixtecas capturan a Donají y la decapitan. Su cabeza es parte del escudo de la ciudad de Oaxaca.

 

Información y fotos: Secretaría de Turismo del estado de Oaxaca

 

Secretaría de Turismo del estado de Oaxaca, “La Guelaguetza y las Fiestas de los Lunes del Cerro”, Arqueología Mexicana núm. 74, pp. 74-75.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-salud-y-enfermedad-AM074