• 29-nov-2020

La religión mexica tras la conquista

Rafael Tena

VII. La religión mexica después de la conquista española

La religión ofrecía a la sociedad mexica una visión del mundo completa y coherente, donde aún los misterios y las dudas tenían cabida y aceptación. Podemos, entonces, entender el impacto desconcertante que causó en el ánimo de los indígenas la imposición de una religión y de una cultura extrañas. Los conquistadores españoles no sólo eran superiores en la tecnología bélica que les permitió vencer a los aborígenes, sino que se reputaban igualmente superiores en todos los demás ámbitos de la existencia. Su religión no era sincrética, como la nahuamexica, sino proselitista, misionera y excluyente. Había, pues –de acuerdo con tal mentalidad–, que erradicar la antigua religión, como encarnación, no sólo de la ignorancia o del error, sino de las mismas fuerzas diabólicas o del mal.

Muchos aspectos del mundo prehispánico, y sobre todo los relacionados con la religión oficial, desaparecieron para siempre por efecto de ese encuentro súbito y violento de las dos culturas trans-oceánicas; otros muchos, y sobre todo los ligados a la religión popular, se ocultaron momentáneamente, para resurgir más tarde, a veces en forma encubierta o sincretizada. [...]

Hernando Ruiz de Alarcón escribió en 1629 un Tratado de las supersticiones y costumbres gentílicas que hoy viven entre los indios naturales de esta Nueva España; ahí presenta el texto de algunas invocaciones o conjuros que seguían practicándose clandestinamente en su tiempo. Así, por ejemplo, cuando un curandero-adivino realizaba un sortilegio con granos de maíz antes de efectuar una curación o para adivinar la suerte futura de una persona, recitaba en náhuatl el conjuro que, traducido libremente, decía:

Ven, noble y preciosa Chicomecóatl;

venid, dioses familiares que lleváis en vuestro nombre la cifra de cinco.

Veamos cuál es la pena que aflige a este hombre.

¿Será mañana? ¿Será pasado mañana? No, ha de ser ahora.

Yo, el anciano Cipactónal, miraré en mi libro y en mi espejo

si este enfermo hallará remedio o ya se encamina a su fin.

(Ruiz de Alarcón, Tratado…, en Pedro Ponce et al., El alma encantada, 1987, p. 193).

Las manifestaciones de la religión oficial indígena fueron severamente reprimidas por las autoridades, civiles y religiosas, instauradas en Nueva España desde Europa por el poder imperial. Los pobladores indígenas que sobrevivieron a la guerra de conquista y a los estragos de las nuevas enfermedades y de la explotación desmedida abandonaron, en su inmensa mayoría y con mayores o menores reticencias, su antigua religión y abrazaron la religión cristiana y católica de los conquistadores y evangelizadores.

Pero, junto a las creencias y las prácticas de la nueva religión han logrado persistir, bajo formas a veces sutilmente veladas, algunos vestigios de la antigua religión, que ahora los etnólogos descubren e identifican, sobre todo en las comunidades indígenas; a su vez, los historiadores, por medio de las fuentes escritas, aprenden y reconstruyen numerosos elementos de la religión y la cultura de quienes antes que nosotros habitaron en este territorio de México.

 

Rafael Tena. Maestro en historia por la Universidad Iberoamericana e investigador de tiempo completo en la Dirección de Etnohistoria del INAH. Su campo de interés académico es la historia, la cultura, la lengua y la literatura de los antiguos nahuas del centro de México.

Tena, Rafael, “VII. La religión mexica después de la conquista española”, Arqueología Mexicana, edición especial, núm. 30, p. 22.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra edición digital:

La religión mexica. Versión digital.