• sábado, 17 de noviembre de 2018

Las partes del nopal

Los especialistas se inclinan ahora por agrupar en un solo género (Opuntia) todos los cactos de tallos articulados y sin costillas que eran considerados géneros distintos (Opuntia, Platyopuntia, Nopalea y Cylindropuntia). Salvo el último, que tiene tallos cilíndricos y recibe el nombre común de abrojo, los tallos de los demás –llamados comúnmente nopales– son aplanados. Cada segmento plano y elíptico (penca) es una de las “hojas gruesas” que dice el doctor Hernández, mientras que las verdaderas hojas en forma de lezna existen sólo por breve tiempo en las pencas tiernas; las areolas se ubican en las axilas de las hojas y cuentan con algunas espinas grandes y muy numerosos gloquidios o aguates que parecen ser hojas modificadas y constituyen una eficaz defensa.

Las flores de los nopales brotan en los bordes de las pencas y tienen muchísimos sépalos, pétalos y estambres que las hacen tan vistosas como las orquídeas; se transforman en bayas comestibles, las tunas, que contienen multitud de semillas y están protegidas por la epidermis resistente y las areolas que también se encuentran en las pencas. 

Leonardo Manrique y Jimena Manrique, Flora y fauna mexicana. Panorama actual,  Editorial Everest mexicana, México, 1988, pp. 200-202

 

Si deseas consultar otras entradas asociadas a este tema semanal, haz clic en la etiqueta TS nopal, en la barra inferior. 

Tomado de Enrique Vela, Arqueología Mexicana, Especial 62,  El nopal en México. Catálogo visual.

Si desea adquirir un ejemplar

 

Nota: La información de esta entrada fue tomada principalmente del mapa Nopales, tunas y xoconostles, Consejo Mexicano de Nopal y Tuna/Red Nopal/ Conabio, México, 2009. Para mayor información sobre el nopal y otras especies se recomienda visitar: www. biodiversidad.gob.mx   Ilustración: Rafael Ríos/ Conabio