• 20-nov-2019

Los dioses de los pochtecas

Miguel León-Portilla

De modo parecido a lo que ocurría entre grupos como los guerreros, los sacerdotes y los diversos artistas, también los mercaderes o pochtecas tenían sus propias deidades protectoras a las que adoraban y hacían ofrendas.

 

Acerca de los atributos y nombres de los dioses de los pochtecas hay no pocos testimonios. Sobresalen varios antiguos códices, tanto del grupo Borgia como códices mayas, por ejemplo el Madrid, así como lo que aportan cronistas, en náhuatl o en español, en sus escritos en el siglo XVI. Respecto de los mercaderes mismos y de sus dioses, se incluyen en los códices imágenes indígenas que dejan ver cómo se ataviaban y distinguían.

Casi todos los cronistas del siglo XVI, al hablar de los mercaderes que emprendían grandes viajes para comerciar, hacen referencia al dios o dioses que tenían como especiales patronos. De las alusiones y representaciones pictóricas acerca de esas deidades, cabe destacar que hay una que parece ser la figura principal: la del dios llamado Yacatecuhtli o Iyacatecuhtli, “señor de la nariz”. Fray Bernardino de Sahagún, en una confutación que hizo de las idolatrías en un apéndice al libro I de su Historia general de las cosas de Nueva España (Códice Florentino), se refiere al dicho dios con estas palabras, tanto en náhuatl como español:

Otro diablo adoraron vuestros antepasados, al cual llamaron Yyacatecutli y por otro nombre Yacaculiuhqui. Este decían ser el dios de los mercaderes, al cual todos los mercaderes tenían gran devoción y le hacían fiesta cada año; mataban por su servicio muchos esclavos cada año, en su fiesta; las cañas que los mercaderes usan traer de camino, en especial las negras, antiguamente las traían a honra de este dios, y llegando la noche, a cada jornada, se sacrificaban sacando sangre de las orejas, delante de la misma caña hincada en tierra, y hacían otras ceremonias enderezándolas a este diablo. [Otros había], uno se llamaba Chiconquiáhuitl, o Chalmecacíhuatl, otro llamado Acxomucuil, otro Nácxitl, otro Cochímetl, otro Yacapitzaóac (Sahagún, libro I, apéndice).

Nombres cuyo significado es: Chiconquiáhuitl, “7 Lluvia”, nombre calendárico; Chalmecacíhuatl era el nombre de la única deidad femenina patrona de los mercaderes y significa “la mujer o señora de Chalco”; Nácxitl, “cuatro pies”, “nariz delgada” (¿aguileña?); Cochímetl, “duerme el maguey” (?) y Acxomúcuil (?).

 

 León-Portilla, Miguel, “Los dioses de los pochtecas”, Arqueología Mexicana núm. 122, pp. 42-47.

 

 Miguel León-Portilla. Doctor en filosofía por la UNAM. Miembro de las academias mexicanas de la Historia y de la Lengua, de El Colegio Nacional y de la National Academy of Sciences, E.U.A. Autor de numerosas publicaciones y profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Miembro del Comité Científico-Editorial de esta revista.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-comercio-y-mercado-AM122