• 19-nov-2019

Moctezuma II. Imagen de un tlatoani

La imagen, la memoria visual, de Moctezuma II perduró no sólo en los monumentos que se elaboraron durante su reinado y en los códices indígenas elaborados tras la conquista. Hubo además, entre los españoles que lo conocieron, quienes dejaron descripciones de su persona y la vida en su corte. En los siglos posteriores, como personaje fundamental de aquella gesta que asombró al mundo entero, Moctezuma fue una presencia constante en la obra de ilustradores y pintores que recrearon distintos pasajes del descubrimiento y conquista de México.

A finales del siglo XIX y principios del XX, Moctezuma fue inspiración de artistas que se inscribían en la tónica de revaloración de nuestras raíces indígenas, y hasta fue uno de los personajes convocados a la gran celebración del Centenario de la Independencia en 1910. El énfasis que se dio a la figura de Cuauhtémoc en las décadas siguientes provocó que el gran tlatoani Moctezuma quedara algo relegado en el imaginario popular; sin embargo, su presencia sigue vigente tanto en nombre de calles, comercios de todo tipo e incluso en una que otra empresa.

Ofrecemos a nuestros lectores una apretada muestra de las representaciones de Moctezuma Xocoyotzin en distintas épocas, desde aquellas elaboradas por artistas indígenas –que si bien muestran ya la influencia occidental reflejan aún un claro estilo prehispánico– hasta las más recientes, asociadas al mundo de la publicidad moderna y la nomenclatura urbana.

“Era aquel rey y señor de mediana estatura, delicado en el cuerpo, la cabeza grande y las narices algo retornadas, crespo, asaz, astuto, sagaz y prudente, sabio, experto, áspero en el hablar, muy determinado. A cualquiera de los soldados u otro cualquiera que fuese, cualquiera de los soldados que hablaba alto y le daba pena, le mandaba luego que saliese y fuese de allí. Tenía mucha cuenta con los que le honraban y se quitaban la gorra y hacía reverencia, a los cuales daba presentes y joyas y comida, a su manera (Francisco de Aguilar, “Relación breve de la conquista de Nueva España”, en La conquista de Tenochtitlán, Crónicas de América, Historia 16, España, pp. 180-181).

 

“…y el gran Moctezuma venía muy ricamente ataviado, según su usanza, y traía calzados unos como cotaras, que así se dice lo que se calzan, las suelas de oro, y muy preciada pedrería encima de ellas… y otros muchos señores que venían delante del gran Montezuma barriendo el suelo por donde había de pisar, y le ponían mantas porque no pisase la tierra” (Bernal Díaz del Castillo, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, Alianza Editorial, p. 240).

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-moctezuma-xocoyotzin-AM098