• 27-sep-2020

Obsidiana, corte inmejorable

Alejandro Pastrana Cruz

La obsidiana, los mexicas y el imperio

En el México antiguo antes de la llegada de los españoles la obsidiana, por las características propias de los vidrios, fractura aguda y dureza, fue un material óptimo para la elaboración y utilización de instrumentos, como navajas, cuchillos, raspadores y armas; puntas de flecha, de dardo y de lanza.

La obsidiana ofrece una particular combinación de transparencia y color en diversas tonalidades de negro a gris, de verde a café y rojo, manifiestas en bellos objetos ornamentales; orejeras, bezotes, cuentas y pendientes y también en objetos rituales como magníficos espejos, recipientes, cetros y cuchillos.

El conjunto de características únicas de la obsidiana propició su empleo en actividades productivas, militares, suntuarias y rituales, convirtiéndose en una materia prima indispensable para la existencia misma de la cultura mexica.

La importancia de la obsidiana para los pueblos del centro de México se remonta al surgimiento del estado prístino de Teotihuacan, donde las investigaciones arqueológicas han planteado que posiblemente su evolución se basó en parte al control de los yacimientos de obsidiana.

Imagen: Izquierda: La manufactura de navajas de obsidiana producía residuos muy distintivos que han sido estudiados cuidadosamente, así se ha entendido cómo se producían esos artefactos en Mesoamérica. Arriba: Núcleo de obsidiana sin trabajar. Abajo: Navajas y lascas de obsidiana obtenidas por presión. Derecha: La obtención de navajas mediante presión permitió además de navajas muy afiladas hacer otro tipo de artefactos que variaban desde macuáhuitl hasta simples cuchillos. Navajas, cuchillos y puntas de proyectil. Templo Mayor de Tenochtitlan, Ciudad de México. Fotos: Carlos Blanco / Raíces.

 

Alejandro Pastrana Cruz. Arqueólogo por la ENAH. Investigador de la Dirección de Estudios Arqueológicos del INAH. Sus temas de investigación son la explotación, producción y distribución de la obsidiana por las sociedades prehispánicas en Mesoamérica. Ha realizado estudios sobre Cuicuilco y su relación con la secuencia eruptiva del volcán Xitle.

Pastrana Cruz, Alejandro, “La obsidiana, los mexicas y el imperio”, Arqueología Mexicana, núm. 4, pp. 58-61.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra edición impresa:

Tenochtitlan