• 20-sep-2019

Tlalocan, “Recinto de Tláloc”

Por: Silvia Trejo

El Tlalocan, el "Recinto de Tlaloc", dios de la lluvia, estaba situado en el primer cielo, encima del cerro de La Malinche, donde se amontonan las nubes, al oriente de la cuenca de México. Era el Tamoanchan, el "Cerro de la Serpiente" (en idioma huaxteco). Aquí, en una cueva, Quetzalcoatl formó al primer hombre, le llevó el maíz y las demás semillas y lo alimentó. Aquí también vivía la diosa del amor, Xochiquetzal, que fue mujer de Tlaloc. En las fuentes es descrito como una especie de paraíso terrenal. Se decía que en este sitio había muchos regocijos y que no había pena alguna. Era un lugar donde jamás faltaban las mazorcas de maíz verdes, las calabazas, el amaranto, el chile verde, los tomates, los frijoles verdes en vaina y las flores. Allí vivían unos dioses que se llamaban Tlaloque, que eran los montes. Éstos eran los ministros o ayudantes del dios Tlaloc.

A este sitio iban los que morían ahogados en el agua. También iban al Tlalocan aquellos que morían fulminados por los rayos porque se decía que los dioses los amaban, que por eso se los llevaban para sí al paraíso para que vivieran con el dios de la lluvia y de las verduras. Éstos que así morían estaban en la gloria con este dios, donde siempre había maizales verdes, y toda manera de hierbas que estaban verdes y las flores frescas y olorosas. También iban al Tlalocan los leprosos, los bubosos, los sarnosos, gotosos e hidrópicos. El día que se morían de las enfermedades contagiosas e incurables no los quemaban sino que enterraban los cuerpos de los enfermos y les ponían semillas de bledos en las mandíbulas sobre el rostro. Les pintaban la frente de color azul y los vestían con papeles cortados. En la mano les colocaban una vara. Decían que en este paraíso siempre era verano.

 

Silvia Trejo. Historiadora de arte prehispánico e iconógrafa y doctora en antropología. Fue coordinadora de las Mesas Redondas de Palenque del INAH.

 

Silvia Trejo, “Tlalocan, ‘Recinto De Tlaloc’”, Arqueología Mexicana, núm. 64, p. 65.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar:

http://raices.com.mx/tienda/revistas-teotihuacan-AM064