• 27-nov-2020

Alucinógenos y cazadores-recolectores

Aurora Montúfar López, María del Pilar Casado López

Representación de plantas en la imaginería del arte rupestre en México

En los rituales, a los productos extraíbles y los principios activos se les asignaba poder y simbolismo de acuerdo a los intereses del grupo consumidor. Era el caso de las plantas alucinógenas o las inductoras del trance, que tenían la carga implícita de ser plantas sagradas de usos y efectos conocidos y con un cuidado especial en el acto ritual. Asimismo, de ellas se obtenía madera, fibra, hojas, cordeles y espinas, e incluso se utilizaban como plantas de ornato.

Las representaciones gráficas del grupo de plantas rituales corresponden tanto a las plantas que provocaban estados alterados de conciencia como a las figuras propias del ritual. Nos referimos a las plantas alucinógenas, como el peyote, o las delirógenas (Dobkin, 1990). El peyote se ha identificado en sitios del Norte y Occidente del país, y es una de las plantas más recurrentes en el arte rupestre, tanto en pintura como en grabado, asociada a grupos de cazadores- recolectores, históricos y a comunidades contemporáneas. Existen figuras realistas y esquemáticas e incluso acompañadas con el utillaje usado para su manipulación.

 

Aurora Montúfar López. Profesora-investigadora del INAH, especialista en arqueobotánica.

María del Pilar Casado López. Dra. en arqueología, con especialidad en prehistoria, por la Universidad de Zaragoza, España. Directora de Planeación, Evaluación y Coordinación de Proyectos de la Coordinación Nacional de Arqueología, INAH.

Montúfar López, Aurora, María del Pilar Casado López, “Representación de plantas en la imaginería del arte rupestre en México”, Arqueología Mexicana, núm. 145, pp. 22-31.

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra ediciones impresa o digital:

Los mayas del oriente de Yucatán. Nuevos datos, nuevas interpretaciones. Versión impresa.

Los mayas del oriente de Yucatán. Nuevos datos, nuevas interpretaciones. Versión digital.