• 13-ago-2020

Arte y política en El Tajín del Epiclásico. Los murales del Edificio 40

Arturo Pascual Soto

Bajo el piso de un edificio de El Tajín quedaron enterrados cientos de fragmentos de antiguos murales. Arrancados de las paredes y usados en el pasado como escombro, ahora surgen de la tierra gracias a las excavaciones arqueológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México en el conjunto arquitectónico del Edificio de las Columnas.

 

Si hay algo que define el estatuto cultural del periodo Epiclásico en Mesoamérica es la transformación de las instituciones políticas del Estado, las que terminarían dando paso a modelos de gobierno que enfatizaban la figura del gobernante como el centro indiscutible de las relaciones sociales de la época. Si bien desde épocas antiguas en el culto al soberano se expresaba el carácter sagrado que se le confería y el extraordinario poder que en él se concentraba, es en este periodo cuando se advierte su evolución hacia formas de autoridad que, a partir de ahora, no sólo se apoyarán en una nueva ideología, sino que habrán de ir promoviendo el rápido ascenso de una suerte de aristocracia guerrera. Esta aristocracia estaba indiscutiblemente vinculada con una tradición cultural que se extendería por buena parte de Mesoamérica, siempre ligada a las playas de arena negra del Golfo de México.

 

El edificio de las columnas

 

A estos nuevos grupos políticos de El Tajín es a quienes debemos de atribuir la edificación –en el punto más alto de la antigua ciudad– del Edificio de las Columnas y de su conjunto arquitectónico. Único en la región, en el edificio sobresale un patio central que luego de varias reformas constructivas terminó por adquirir, en el siglo X d.C., el aspecto que actualmente le conocemos, esto es, el de un patio hundido delimitado por varios grupos de aposentos. Una de sus escaleras arranca en la plaza de Tajín Chico, salvando la pendiente del terreno hasta llegar a la imponente fachada oriente. La escalinata conducía a un pórtico formado por grandes columnas de piedra esculpidas con escenas históricas.

 

Las columnas de 13 Conejo 

 

Formadas por varios sillares sobrepuestos, muestran escenas con varios personajes, dispuestas en registros horizontales y separadas por complicados arreglos de bandas entrelazadas. Una de estas columnas, la misma que hace años llamó la atención de don Alfonso Caso y en la que identificó la representación de un gobernante de nombre 13 Conejo, muestra al soberano sentado en un banco, con la cabeza sin vida de uno de los prisioneros entre las piernas, mientras que otros dignatarios caminan a su encuentro conduciendo a los cautivos hasta el lugar mismo de su ejecución ritual.

 

Pascual Soto, Arturo, “Arte y política en  El Tajín del Epiclásico. Los murales del Edificio 40 ”, Arqueología Mexicana núm. 119, pp. 18-23.

 

• Arturo Pascual Soto. Arqueólogo. Investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM. Doctor en antropología y en historia del arte. Durante los últimos 30 años ha sido responsable de proyectos arqueológicos en la región de El Tajín, Veracruz.

 

Texto completo en la edición impresa. Si desea adquirir un ejemplar: http://raices.com.mx/tienda/revistas-las-raices-africanas-de-mexico-AM119